Salta

Habló Monseñor Cargnello sobre el fallo de la Corte

Asegura que aceptarán el fallo de la Corte, pero habló de los nuevos desafíos que se presentan para el culto y las familias.

Puedo reconocer que históricamente se han cometido errores”, dice la máxima autoridad de la Iglesia católica de Salta, Monseñor Mario Antonio Cargnello, acerca del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que prohibió el dictado de educación religiosa en los espacios curriculares en todas las escuelas públicas de la provincia.

Pensante, calmo, cuidando cada palabra, el Arzobispo de Salta expuso el pensamiento de la Iglesia desde un discurso crítico y constructivo, reconociendo errores históricos del dictado de la enseñanza católica en las escuelas de Salta y, a partir de ahora, el respeto a la diversidad de credos.

Monseñor destaca que el fallo “respeta el derecho de los padres de pedir la educación religiosa para sus hijos proponiendo como lugar propio que sea dada como un contenido extracurricular y en horarios fuera de clase”, que la educación no sea eliminada sino más bien dada a quienes la piden.

Celebra que “los considerandos del fallo no revelan una postura laica extrema sino el reconocimiento del derecho de los padres y la posibilidad de respetar cada credo”, dice pero plantea cuál es el objetivo para las familias de ahora en más.

“Esto viene a plantear una elección más ponderada, comprometida, desde la fe en orden a que se dé la posibilidad de la educación religiosa en horario extracurricular y fuera de clase. Los padres van a tener que estar atentos en pedir que la educación se le brinde a sus hijos y después apoyar a los chicos para que se queden en la escuela y la reciban”.

Cargnello asegura que la Iglesia católica “aceptará lo que dispone la Corte y lo que la Provincia legisle modificando la ley existente para que se adecue a lo dispuesto”.

Por último reconoce que el fallo representa un nuevo desafío para la Iglesia porque “lo que tenemos que ofrecer como pensamiento objetivo y no la discusión apasionada. Puedo reconocer que históricamente se han cometido errores. Hay fundamentalistas de distintas religiones pero el espíritu de la Iglesia católica es que la religión sea un alimento antropológico que le da al hombre una visión de persona libre, solidaria, fraterna y abierta a todos. Para nosotros esa es la norma”, concluye.

Fuente La Gaceta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com