Espectáculos

Guillermo Francella, a corazón abierto

El protagonista de Los que aman, odian dialogó con Clarín. Y reveló por qué rechazó propuestas para trabajar con Nicolás y por qué aún no compartió elenco con Johanna.

A diferencia de los hijos de otras figuras del medio, los de Guillermo Francella (62) y su mujer desde hace tres décadas, María Inés Breña (51), siempre mantuvieron un perfil bajísimo.

Sin embargo, con el correr de los años, y los estudios secundarios ya terminados, tanto Nicolás (27) como Johanna (23) siguieron los pasos del reconocido actor y hoy van ganándose un lugar en el ambiente.

Horas antes del estreno de Los que aman odian, la nueva película de Guillermo junto a Luisana Lopilato (30) y gran elenco, el actor argentino, hincha ferviente de Racing y padre de familia habló de sus herederos en una charla con Clarín.

De los dos dijo mucho pero sobre todo expresó sus sentimientos. Es que, con el azul profundo de su mirada y su inconfundible sonrisa imperfecta, Francella padre reveló en un sólo gesto el amor y el orgullo que le despiertan sus chicos.

Nicolás, por ejemplo, ya compartió la pantalla grande con Guillermo en la película Corazón de león y entre otros éxitos de los que fue parte en los últimos tiempos (Aliados, Viudas e hijos del Rock & Roll y Los Padecientes) el primogénito del ex Casados con hijos este año la descolla como galán en Las Estrellas (El Trece, a las 21.30).

Por su parte, Johanna, quien desde chiquita sueña con convertirse en actriz, se luce desde comienzo de año en la obra teatral Justo en lo mejor de mi vida, protagonizada por Miguel Ángel Rodríguez, Diego Pérez, Julia Calvo y con la actuación especial de Pepe Monje.

En tanto, el año pasado ella debutó en TV con Noche & Día, la ficción que protagonizó Facundo Arana por El Trece, y esta noche vuelve a la pantalla chica en el papel Celeste (la hermana de Farías, Sebastián Estevanez) en la gran apuesta de Telefe, Golpe al corazón, que acaba de debutar en el prime time del canal de las pelotas.

«Con Nicolás pude trabajar, con Johanna no. Casi en esta película algo chiquito hubiera hecho pero justamente estaba haciendo otra cosa y no pudo… me hubiera gustado que arranque conmigo en algo», comenzó explicando Guillermo en la entrevista.

Y siguió: «Hoy disfruto mucho el presente de ellos porque no es sencillo. Ésta es una profesión muy especial más allá de lo lindo. Es riesgosa desde el punto de vista de la inestabilidad que tiene la carrera y hay muchos paréntesis».

-Pese a los riesgos ¿qué sentís cuando los ves haciendo lo que aman?

-Vivir de la carrera no es sencillo y hoy verlos a los dos trabajando, haciendo lo que les gusta, generando felicidad cuando uno vive de lo que ama… Me siento pleno.

-¿Y en lo personal?

-Paralelamente yo trabajo hace muchos años de esto así que estoy muy bien en el plano personal y laboral.

-¿Volverías a trabajar con Nicolás?

-Después de Corazón de León lo hablamos mucho porque a partir de ahí nos ofrecieron muchas cosas juntos y dijimos que no.

-¿Por qué?

-Me parece que no hay que mezclar. Que él haga su carrera y yo continúe con lo mío también fue un pedido de Nico. Nos protegemos y nos cuidamos pero me pareció bien que él tenga su independencia y Johanna también… ella es muy personal para esas cosas.

Fuente: Clarin

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com