Greenpeace responsabiliza a los desmontes por la crisis que atraviesan los wichí

La ONG ambientalista publicó una carta abierta, dirigida al gobernador Gustavo Sáenz.

En lo que va del año fallecieron 9 bebés, casi todos de comunidades originarias, por desnutrición.

Greenpeace envió una carta abierta al gobernador Gustavo Sáenz en la que se detalla que recibieron el llamado de integrantes de la Comunidad Wichi de Corralito, situada en Finca Cuchuy, de General Ballivián, Salta.

“Muy preocupados, nos hacen saber que se encuentran aislados, imposibilitados de salir de sus comunidades por los caminos intransitables. Los mismos se encuentran sufriendo hambre y falta de agua potable, dado los escasos recursos alimenticios que pueden disponer en su zona, donde la provincia la provincia de Salta ha recategorizado su territorio, junto a más de 150.000 hectáreas de bosques nativos inicialmente zonificados en las Categorías I – rojo y II – amarillo. Estos bosques de Cuchuy y los adyacentes, les proveían recursos de subsistencia”, destacan.

Asimismo se señala que Greenpeace acompañó por largo tiempo la defensa de este bosque que la Ley de bosques protegía, resistiendo junto a los wichi, obstaculizando las maquinarias, con un campamento en el sitio, que finalmente fue desalojado. Alejandro Braun Peña desmontó los mismos.

En la extensa misiva se detalla que tanto nación como organismos provinciales instaron a que Braun Peña cese con los desmontes. Sin embargo, pese a las resoluciones, las topadoras siguieron arrasando ilegalmente los bosques nativos, hogar de los wichí.

“Salta es una de las provincias con más deforestación del país. Según datos oficiales, entre 1998 y 2018 perdió 1.425.493 hectáreas de bosques nativos. Greenpeace lamenta profundamente las recientes muertes de varios niños wichi en la provincia de Salta y advierte que la falta de reconocimiento y titularización de sus territorios, la deforestación, el agronegocio, la falta de acceso a agua potable, y la pobre asistencia alimentaria son las principales causas”, sentencia.»

La carta concluye: “Dadas las críticas consecuencias que actualmente padecen, en gran parte por la deforestación, solicitamos que, como máxima autoridad, arbitre de forma urgente y efectiva los medios para que se cumpla la asistencia humanitaria en el marco de la Emergencia Sanitaria vigente, proveyéndoles de rápido auxilio, por cuanto son trece familias, en estado de refugiados climáticos, que se encuentran en situación crítica, desconociéndose estado de las otras cercanas, por falta de comunicación debido al aislamiento”.

Fuente: LaGaceta