Robo de energía

Barrios enteros «colgados» de la luz

Hay 154 casos que están judicializados en la provincia. En Orán, encontraron dos barrios completos con instalaciones ilegales. También descubrieron que se ofrece en redes servicios para reducir el consumo.

El robo de energía eléctrica es algo que preocupa, y mucho, a las autoridades de Edesa, no solo porque muchas veces afecta las instalaciones que realiza la empresa, sino también porque representa un delito que puede acarrear penas de hasta seis años de prisión.

En Salta, la empresa distribuidora de luz ya ha judicializado 154 casos por robo de energía.

«Tenemos tres clases de denuncias bien diferenciadas», expresó Hugo González, gerente de relaciones institucionales de Edesa en diálogo con El Tribuno. En primer lugar, hay demandas contra personas que ofrecen a través de las redes sociales la posibilidad de reducir el consumo de energía eléctrica adulterando ilegalmente los medidores de la empresa.

La segunda modalidad corresponde al robo de energía masivo, lo que ocurría en dos barrios completos de Orán que estaban «colgados». La tercera, se relaciona con aquellos usuarios que «tocan» los medidores para bajar el consumo.

Con respecto a la primera modalidad, Edesa ya ha realizado ocho denuncias contras personas que ofrecen sus «servicios» a través de redes sociales para bajar el consumo eléctrico.

«Tenemos hechas ocho denuncias contra personas en particular o seudónimos que figuran en Facebook con lo cual se hace toda la cadena, con el enganche de pague menos. De estos casos, a los últimos se les aplicó una «probation’. Una persona estuvo 15 días presa y la otra, nueve. Uno ofrecía el servicio en las redes y otro hacía el trabajo. Entonces agarraron la cadena completa y fueron detenidos hasta que se ofrecieron a hacer tareas comunitarias. Uno de ellos era un chico egresado de la escuela técnica», expresó el directivo de la empresa.

El caso de robo de energía más paradigmático que denunció la empresa se registró en Orán. En la localidad norteña, los usuarios de dos barrios completos estaban conectados ilegalmente. «Hemos enganchado en Orán a dos barrios completos, en uno se hicieron 107 denuncias y en el otro, 23. Era muy sofisticado lo que hacían. Hicieron una perforación de un porta fusible, además perforaron la caja completa del medidor y la caja del tablero de la persona. Los que llevaron adelante esto cobraban entre mil y dos mil pesos según la cara del cliente», explicó Hugo González.

La tercera y por la cual ya se han realizado las denuncias ante la Justicia son aquellas que en las que Edesa encontró que los usuarios alteraron los medidores. Por esta modalidad, se denunció a un importante negocio de venta de motos en Tartagal, además de carnicerías, comercios o casas de mucha importancia. «Son 16 denuncias en casos particulares que se han hecho», detalló el directivo de Edesa.

Alarma

«Lo que nosotros hacemos son operativos en los que vamos rastreando y detectamos una gran cantidad de irregularidades de estas y, a partir de ahí, se empieza a separar. A mucha gente se le aplica un recupero, que es una penalización económica, y en otros casos se le hace una denuncia penal», expresó.

En principio, la empresa distribuidora de energía por contrato de concesión tiene la posibilidad de recuperar el consumo perdido hasta cuatro años después del momento en que se detectó la irregularidad.

«Hoy con los sistemas se puede ver perfectamente el engaño, porque aparece un quiebre de consumo en el sistema, que nos da alarma constantemente. Si venís con consumo determinado y cambiás tu conducta de consumo, los sistemas te van dando señales de que hay una anormalidad allí, con lo cual nuestra gente que está en la calle va con un direccionamiento, no va a ciegas, sabiendo que en la mayoría de los lugares a los que van es tirar y pegar, casi seguro», expresó .

Alterar los medidores

En la actualidad, la mayoría de los medidores son electrónicos y es por eso que, para alterarlos, en la mayoría de los casos se los «puentea».

«Se hace un puente y no pasa por el medidor una gran parte de la energía, entonces se paga mucho menos de lo que realmente es. Son cosas bastante burdas y no muy elaboradas», destacó el gerente de la compañía.

El referente de Edesa manifestó además su sorpresa de que existan publicaciones en las redes sociales para ofrecer estas acciones delictivas.

«Esas publicaciones no son muy difíciles de rastrear para encontrar la persona que lo subió. Sobre ocho denuncias que tenemos, se han identificado seis personas, con lo cual no es nada difícil», finalizó.

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com