Policiales

Gaspar Cinco quiere culpar a Alejandra de la muerte de su hijo Amir

“Llegué a casa de Alejandra y me agradeció que llevara el frasco con cianuro”. Así comenzó la declaración de Franco Gaspar Cinco en la causa que lo responsabiliza de haber envenenado y asesinado con cianuro a Alejandra y Amir Párraga.

Gaspar Cinco contó su versión sobre lo que pasó el 5 de junio de 2017 en la casa de la familia Párraga.

“Llegué a casa de Alejandra y me agradeció que llevara el frasco con cianuro”. Así comenzó la declaración de Franco Gaspar Cinco en la causa que lo responsabiliza de haber envenenado y asesinado con cianuro a Alejandra y Amir Párraga. De esta manera el imputado dio a entender que la joven estaba de acuerdo con envenenar al pequeño.

“El niño estaba viendo la televisión. Ella se llevó el frasco con cianuro y luego trajo al niño al living. Mientras le daba el yogurt al pequeño hablamos de la decisión que habíamos planificado. Queríamos vivir juntos con mi madre. Solo Alejandra y yo. Planeamos la convivencia en base a eso, éramos muy creyentes del destino, las cartas y los horóscopos”, dijo.

En su declaración, el acusado enfatizó que Amir sufría severos problemas respiratorios y que Alejandra estaba desbordada por la situación porque, según él, no contaba con la ayuda de su familia. “Me consultó si podía darle el cianuro pero le dije que mi campo profesional es de las ciencias blandas y que no sabía”.

«Ella lo retó y buscó la botella violeta»

Luego enfatizó que ese día como Amir estaba molesto por su enfermedad, ella lo llevó a la cocina y le dio un jarabe, que el niño escupió. “Ella lo retó y buscó la botella violeta. Luego levantó un vasito, una cuchara sopera y llevo a Amir al dormitorio. Decidí esperarlos en el living para evitar problemas. A las 5 escuché que Alejandra dijo en voz baja ´toma chancho así como hace la mamá´ y en el acto lo escuché gritar. Ella salió con el niño en brazos y le hacía respiración boca a boca. Amir tenía espuma en la boca y la mirada perdida», destacó.

Mientras Amir agonizaba, el padre de Alejandra le pidió que llame a la ambulancia mientras intentaba reanimar al pequeño. “Salí a la puerta para verificar la dirección y para tener una mejor comunicación. El living era un caos de gritos. Después sentí una palmada en la espalda. Era Alejandra que caminaba errática por la calle Gorriti. La tomé del brazo y no se detuvo. Sus músculos estaban rígidos. Me paré adelante, la tomé de los brazos, tenía la mirada perdida y espuma en la boca. Me dijo ´Boludo yo también tomé lo que trajiste… anda a tirar eso´ luego se desvaneció”, remarcó.

«Nunca vi la botella»

Durante su declaración, Gaspar Cinco se largó a llorar al recordar cuando su novia perdió el conocimiento. Contó que en ese momento entró al dormitorio a buscar la botella. «Al llegar al dormitorio vi sobre la cama la bolsa, el frasco y cuchara. Nunca vi la botella. Levanté lo que había, me fui en mi auto y arrojé el frasco en la Coronel Vidt. Volví a la casa y la ambulancia ya había llegado».

Entre sollozos, el imputado dijo que cuando le confirmaron la muerte de su novia, la hermana hizo un llamado telefónico pidiendo que busquen la botella en la casa. «Estaba en el cuarto de Alejandra y oculta entre unas prendas de vestir. Me pregunté por qué la había ocultado si sólo tenía agua. Después los policías me pidieron que les diga de donde había sacado el agua y fuimos a la Catedral. Después me llevaron a declarar a la comisaría de Lola Mora», enfatizó. «En mi casa lloré hasta sentirme vacío, no podía dormir», agregó.