Buenas noticias

Fuerte descompresión en los centros de salud y hospitales

En Solidaridad, se activaban por día 5 protocolos. Hoy, 2 por semana

La complementación de las líneas de consultas 136 y 148, la plataforma digital SaltaCovid y los telemédicos descomprimió el sistema de emergencias 911 y redujo la presión sobre los hospitales y centros de salud.

El alivio se hizo sentir especialmente en el primer nivel de atención, que de esta forma pudo retomar ejes promocionales y preventivos.

Esto fue destacado por la directora del Area Operativa Norte del Primer Nivel de Atención, Mónica Reifenberg, quien señaló que la implementación de las líneas 136 y 148 «trajo respiro y ordenó muchísimo el trabajo» en el estratégico frente que tiene a los centros de salud en la primera línea de intervención del exigido sistema de salud.

Reifenberg recordó que, antes de la reforma, el primer nivel tenía buena parte de sus energías ocupadas en la atención de personas incluidas en la aplicación SaltaCovid y el seguimiento telefónico de los casos. «Con la implementación de las líneas 136 y 148, y la atención profesional incorporada a los canales de consultas, tuvimos un respiro que nos permitió trabajar en múltiples actividades, como el testeo masivo que se hizo en hogares de ancianos y el que está en pleno desarrollo con el personal del primer nivel de atención», remarcó la profesional, tras resaltar que en una semana se testearon 14 hogares. Reifenberg también adelantó que el próximo lunes se iniciará una puesta al día de vacunación en el Centro de Salud 55 del barrio Castañares.

Por su parte, Ana María Urquiza, directora del Área Operativa Sur indicó que los nuevos canales de respuestas, en complementación con los servicios del primer nivel, «permitieron brindar atención oportuna y mayor contención a los usuarios de la plataforma SaltaCovid». Tras recordar que hasta hace poco más de un mes «solo el primer nivel se hacía cargo de los pacientes con y sin obra social», Urquiza resaltó que ahora «la mayoría de los pacientes encuentra solución a sus problemas sin necesidad de concurrir a los centros de salud, salvo algunas excepciones o situaciones de real urgencia».

La facultativa explicó que, al haber más profesionales disponibles para las consultas telefónicas, disminuyó la lista de pacientes para los centros de salud en la plataforma y esto permitió disponer de más tiempo para atender a población prioritaria, como la de los niños, niñas, embarazadas y pacientes con patologías crónicas bajo tratamiento. En este punto, la profesional destacó al «personal de salud que sigue dedicando tiempo a la consulta telefónica, aun fuera de su horario de trabajo, incluso sábados y domingos. La atención y el tratamiento oportuno evitan llegar a cuadros graves», aclaró.

Un dato que aportó Urquiza refleja claramente la descompresión que tuvo el primer nivel con las respuestas que mueven las líneas 136 y 148: «El Centro de Salud del barrio Solidaridad, donde antes se activaban entre 3 y 5 protocolos por día, hoy tiene sólo 1 o 2 por semana, porque a pesar de que sigue la circulación viral, los casos no llegan a ser tan graves como para realizar una derivación de emergencia».

Francisco Aguilar, titular del Comité Operativo de Emergencias (COE), afirmó que «el sistema del 148 y el 136 fue un acierto; está funcionando muy bien; pasamos de casi un 40% de llamadas que se perdían, de gente que no encontraba una solución, a menos del 4% de llamadas abandonadas».

Aguilar agregó: «Por supuesto que se puede ir mejorando día a día, sobretodo si tenemos un nuevo brote, que esperamos producto de las habilitaciones comerciales y reuniones clandestinas por el día de la madre; es por eso que apelamos a la responsabilidad social de cada ciudadano para que mantengan las medidas de prevención como lo son el lavado de manos, el uso del barbijo y el distanciamiento social».

 

 

Fuente: El Tribuno