Deportes

Figallo marca el rumbo a un futuro “pumita”

Juan Figallo estuvo acompañado por Baltazar, su hijo mayor.

En el rugby hay mucho de legado, de tradiciones que se pasan entre generaciones. Juan “Chipi” Figallo es parte de esa cadena que tuvo como antecesor a su padre y a hora es el pilar quien intenta transmitir el amor por el juego a Baltazar, su hijo mayor.
Ayer, tras el triunfo de Los Pumas frente a Tonga por el Mundial de rugby, el salteño recorrió el campo de juego junto a su hijo. Una postal única que dejó este Mundial, el tercero en la carrera del jugador formado en el Jockey Club.

 


A Figallo lo acompaña su familia en Japón. Su esposa, Trinidad, y sus hijos, Baltazar y Francisca, no se han perdido ninguno de los dos partidos que el Chipi jugó en Japón.
El pequeño Baltazar tuvo su recorrida por el Hanazono Rugby Stadium; se le acercó un jugador tongano y lo saludó, también Agustín Creevy se arrodilló para intercambiar algunas palabras con el hijo del Chipi.
El propio jugador se refirió a ese momento a través de un posteo en Instagram. “Cosas que el dinero no puede comprar, que un hijo en un mundial, dentro de la cancha saludando a tu rival, en fin Rugby… muchas gracias a todos los argentinos que vinieron a apoyarnos”, escribió Figallo en su cuenta junto a una foto de su hijo saludando a un jugador tongano.
El Chipi jugó otro buen partido en el Mundial de Japón, impuso condiciones en el scrum, metió buenos tackles y limpió varios rucks para que la pelota salga limpia hacia el ataque de Los Pumas. Las estadísticas de su actuación hablan también de un buen partido: estableció once tackles, el 92 por ciento de ellos fueron exitosos.
El salteño fue reemplazado a los 4 minutos del segundo tiempo. Ahora comenzará a vivir el partido clave contra Inglaterra, el que definirá si Los Pumas y Figallo tendrán chances de meterse entre los ocho mejores de la novena Copa del Mundo de rugby.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com