Policiales

Engañaba a la gente con el sueño de la casa propia y pasará un buen rato preso

Un hombre pasará 4 años en prisión tras haber estafado a numerosas personas simulando ser empleado del Instituto Provincial de la Vivienda y ofreciéndoles a cambio de dinero, gestionar la adjudicación de viviendas. Fue detenido en Puerto San Julián, provincia de Santa Cruz, donde se había trasladado.

La Fiscal Penal 2 de la Unidad de Delitos Económicos, María Eugenia Guzmán, solicitó con el acuerdo de las partes, juicio abreviado ante el Juzgado de Garantías 1 para un hombre acusado de numerosos hechos de estafa en perjuicio de personas que buscaban tener su vivienda propia.

Según consta en la investigación realizada, las víctimas denunciaron coincidentemente que esta persona se ganaba su confianza y aduciendo trabajar en el Instituto Provincial de Vivienda (lo cual no era cierto), les ofrecía gestionar la adjudicación de una vivienda a cambio de una suma de dinero. Así, las víctimas movidas por la necesidad y el sueño de obtener una vivienda propia, y en el convencimiento de que estaban pagando su adquisición, entregaron al acusado diversas sumas de dinero a tales fines.

Los damnificados relataron que el imputado les pidió diversas sumas de dinero, además de la entrega de documentación personal y carpetas del IPV, que organizaba reuniones informativas y claro esta no otorgaba recibo alguno a cambio.

En el marco de la investigación, la Fiscalía incorporó conversaciones intercambiadas entre las víctimas y el imputado y fotografías obtenidas por las mismas sobre la persona del encausado, así como videos del encartado concretando una de las operaciones, y dictado de rostro elaborado en base a la descripción de las características físicas del acusado efectuado por otras de las damnificadas. Se contaba asimismo con notas con membrete del Instituto Provincial de la Vivienda y notificaciones con el logo del organismo, toda documentación apócrifa, que el acusado entregaba a fin de dar credibilidad a sus dichos.

La jueza de Garantías 1, Ada Guillermina Zunino, luego de recibir su confesión y la aceptación de los hechos imputados, lo condenó a la pena de 4 años de prisión de cumplimiento efectivo por numerosos hechos de estafa.