En los últimos 141 años

Enero fue a nivel global el mes más cálido

En los países nórdicos y en Canadá se alcanzaron temperaturas de nueve grados, cinco por encima de la media

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en ingles) comunicó que comenzamos el 2020 de la peor forma posible: el pasado enero fue el primer mes más cálido de los últimos 141 años, desde que existen registros, con una temperatura media global de 1,14ºC por encima del promedio a lo largo del siglo XX. En los países nórdicos y en Canadá se alcanzaron temperaturas de nueve grados, cinco por encima de la media. En Sunndalsora, en Noruega, se llegó incluso a los 19ºC, 25 más de lo habitual en pleno invierno. Y en Boston, habitualmente cubierta por la nieve todo el invierno, los termómetros llegaron a marcar 23ºC en pleno invierno.

Moscú celebró, de hecho, su primera navidad sin nieve, con temperaturas inusuales de seis y siete grados. Rusia, donde el calentamiento se está produciendo a una velocidad 2,5 veces mayor que el planeta, ha decidido tomarse finalmente en serio el reto con el primer plan de acción ante el cambio.

La NOAA advierte que los cuatro meses de enero más cálidos son precisamente los que se han producido desde el 2016, lo que demuestra una tendencia generalizada a inviernos cada vez más tardíos en el hemisferio norte y a temperaturas más altas en el verano austral.

El 2019 fue, de hecho, el segundo año más cálido a nivel global (después del 2016) y el de mayores temperatura registradas en Europa, en el sur de África, en Alaska y en Australia, afectada por la oleada de incendios que se cobraron más de 30 vidas y arrasaron más de 10 millones de hectáreas.

Los científicos encontraron que la Antártida registró un nuevo hito de temperatura: por primera vez, superó la barrera de los 20º. Una semana después de que la Base Antártica Esperanza, de Argentina, anunciara el entonces récord histórico de 18,3°, el 9 de febrero, en la isla Marambio, el termómetro llegó a los 20,75º. Igual, para los expertos, esto carece de valor como tendencia de un cambio climático ya que es solo una señal de que algo diferente está sucediendo en esa zona.

Los registros de la NOAA han sido calificados como “increíbles y anormales” por los científicos que llevan midiendo regularmente las temperaturas del continente austral desde 1961.

Fuente: LaGaceta