Salta

En Salta es muy fácil conseguir una licencia de conducir

En el país, hay 20 ciudades que emiten licencias de conducir sin controles y Salta incluyó a Quijano, Río Piedras, General Pizarro, San Lorenzo y el Bordo.

Si de por sí los requisitos para lograr la licencia nacional de conducir no son demasiados exigentes -tanto el examen teórico, el práctico como el psicofísico-, en el país hay más de 20 «paraísos registrales» en los cuales el requerimiento es menor, según advirtió la Agencia Nacional de Seguridad Vial. Allí el carné de conducir se consigue más rápido, más barato y a veces, hasta sin estar presente.

Los paraísos registrales que están siendo investigados están ubicados en Clorinda (Formosa), Riachuelo (Corrientes), Famaillá y Simoca (Tucumán), Toledo, Ballesteros Sur y La Palestina (Córdoba). El listado sigue por Quijano, Río Piedras, General Pizarro, San Lorenzo y el Bordo (en Salta).

Sin embargo, el listado que se inquirió con los registros oficiales no incluye a otra decena de municipios salteños, ya que en Salta hay 32 municipios no adheridos a la ley de tránsito y aplican sus propias normas para la entrega de esas documentaciones. En la actualidad el 84% de los conductores argentinos tiene la licencia nacional. El resto son distritos que siguen emitiendo documentos propios. Entre ellos, están los que las autoridades investigan por la emisión irregular.

“Tenemos detectados paraísos registrales, es una jerga interna para poder identificar estos municipios. El mayor inconveniente pasa por la información de los inhabilitados. Cuando están dentro del Sistema Nacional ellos pueden compartir la información con todas las jurisdicciones que inhabilitan a conducir a las personas por cuestiones administrativas o judiciales. Entonces cuando esa persona va a sacar la licencia no puede empezar el proceso», le dijo a Clarín Carlos Pérez, director ejecutivo de la Agencia Nacional de seguridad Vial (ANSV). Esto significa que una conductor que, por ejemplo, atropelló y mató a un peatón y en su condena fue inhabilitado a manejar, puede obtener un nuevo registro en algunos de estos «agujeros» del sistema y estar otra vez al volante.

Juan José Niedfeld es coordinador del Comité Consultivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y dijo que el gran inconveniente es «el hiperfederalismo que tiene que ver con el tema del tránsito. Este tema está cedido a los municipios entonces cada cosa que se debe cambiar hay que convencer a todos. Es absurdo y entorpece. Hay que modificar desde la Constitución para abajo».

«Como asesores esperamos que se pongan exigencias en la capacitación y en el examen psicofísico. Esto tiene que ser una decisión política, pero es imposible mientras exista la federalización. También hay que tener en cuenta el uso político que se le da a la licencia», contó.