Semana Política

En plena caída de su imagen, por ahora intentan no exponer a Macri

Evitó pronunciarse en público sobre la corrida cambiaria y el ajuste. Se recostó en sus ministros y en su aliada Elisa Carrió. La columna de Andres Fidanza para Perfil

Primero Marcos Peña apeló a su calma zen para transmitir tranquilidad. Lo siguieron funcionarios de segunda línea. Después llegó el giro desde el gradualismo hacia el ajuste, con una conferencia de prensa incluida por parte del equipo económico. Elisa Carrió acompañó la decisión, con ronda de visitas institucionales y defensa mediática del rumbo. Así, el oficialismo evitó (por ahora) exponer a Mauricio Macri, en una de las peores semanas del ciclo cambiemista. Justo cuando las encuestas marcan una caída de la imagen presidencial.

“El desafío es que la gente nos tenga paciencia, que entienda que el Presidente quiere sacar adelante la economía sin grandes vaivenes para no lastimar a nadie”, afirma un asesor de Macri con oficina en la Casa Rosada.
Al final de una semana especialmente difícil para el Gobierno, con una devaluación acumulada de casi el 18% desde enero, el oficialismo anunció un ligero enfriamiento en su política económica. Antes de recurrir a ese ajuste, ni Peña, ni el ministro Rogelio Frigerio, ni Carrió lograron frenar con palabras y gestos la corrida cambiaria. En un itinerario inusual, Lilita completó un tour solidario de dos días por la Rosada y la quinta de Olivos. Con un detalle: en la residencia presidencial evitó reunirse con Macri para charlar sobre los tarifazos y la suba del dólar.

La diputada llegó al cara a cara con el jefe de gabinete Marcos Peña, y abandonó Olivos “tranquila” y “serena”. Así, blindado por su gabinete ampliado, Macri fue casi el único que no se sometió al desgaste de las justificaciones incómodas.

Ayer, el Presidente cambió el perfil de su agenda. Acompañado por Juliana Awada, visitó en un centro médico porteño a Rocío Villarreal, la sargento de la Bonaerense baleada durante un ataque reciente a una comisaría de San Justo (ver página 52). Ahí, según difundió el área de prensa de Casa Rosada, Macri habló con las dos hermanas de la policía, con otros agentes y con el director del sanatorio. En la foto enviada a los medios, el Presidente y su esposa le agarran la mano a Villarreal. El martes pasado, la gobernadora María Eugenia Vidal también había ido a ver a la policía herida.

“Por supuesto que esto provoca en un policía que está herido una enorme alegría”, afirmó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien sí habló con los medios.
En adelante, los funcionarios del equipo económico (Hacienda, Finanzas y el Banco Central), entre los que existen tensiones inocultables, serán los encargados de pronunciarse sobre el dólar, la inflación y el impacto del mini-shock puesto en marcha. Esa estrategia comunicacional, sin embargo, no clausurará la opinión de otros dirigentes oficialistas.
“Los de Hacienda son los especialistas, pero es un tema importante del que pueden hablar y hablan otros funcionarios”, explica un secretario cercano a Peña.

Desde fines del año pasado, el ministerio de Nicolás Dujovne empezó a ampliar el rol de la vocería. En los últimos meses, el secretario de Política Económica y número dos de Hacienda en los hechos, Sebastián Galiani, más el jefe de Gabinete de Dujovne, Guido Sandleris, opinaron y explicaron la hoja de ruta macrista ante los medios. Horas atrás, Sandleris retomó ese papel: “Recibimos el pedido de Macri de ser muy contundentes en la respuesta para calmar la volatilidad”, aseguró ante un grupo de periodistas.

Así, el Presidente, quien prefirió no contar con un súper-ministro de economía, se mantuvo a un costado del escenario más crítico y caliente. Al menos por ahora.