Tremendo

En el Hospital de Orán aún falta personal de salud

Guido Flores criticó la pérdida de tiempo valioso, pero dijo que todavía pueden trabajar para mejorar las condiciones ante la pandemia. Un residente estalló de frustración y denunció falencias, entre ellas la falta de pago.

El nuevo gerente general del Hospital San Vicente de Paul, de Orán, Guido Flores, en conferencia de prensa sostuvo anoche que una de las principales problemáticas que enfrentan es la falta de personal de salud, aunque adelantó que podrán realizarse contrataciones. También destacó el refuerzo enviado por la Nación, que envió un equipo de profesionales e insumos. Y anunció que el miércoles podrán contar, por primera vez en la historia de ese servicio de salud, con un profesional de terapia intensiva.

Flores asumió este sábado por disposición del nuevo ministro de Salud, Juan José Esteban, y deberá dirigir un Hospital diezmado por la pandemia.

El gerente indicó que la situación es «bastante problemática desde el punto de vista de recursos humanos (…) En muchos sectores nos vimos con escaso personal pero eso nos dio más esfuerzo, más ganas de luchar”, expresó.

«No hay tiempo, antes teníamos que trotar y ahora tenemos que correr», sostuvo Flores, indicando que considera que aún pueden implementarse algunas medidas que no se hicieron antes. La nueva autoridad del Hospital asume en momentos de colapso del sistema sanitario en Orán. El médico lamentó que “muchas veces no se encontraban respuestas” a los pedidos que se hacían. “Creo que se pueden llegar a concretar nombramientos, designaciones, contratos, monotributistas. Hubo un compromiso con el nivel central y conjuntamente con el gobierno (de la provincia)”, adelantó. En ese orden informó que «en los próximos días” se van a sumar a «aproximadamente 35 enfermeros» enviados por la provincia.

Flores informó que llegaron más insumos al Hospital y que esperan un equipo de rayos portátil para evitar que se traslade a los pacientes para hacerle estos estudios ya que es algo que no debería suceder.

Destacó el refuerzo de Nación, «es importante y están convencidos al igual que nosotros que esta es una problemática de todos, (los profesionales) van a estar el tiempo que sea necesario y el tiempo que les pidamos», expresó.

«Hemos perdido mucho tiempo, tenemos que empezar a trabajar», planteó. Manifestó que «nadie se salva solo» y que las pérdidas de vida han sido muy dolorosas.

Flores estuvo internado casi 20 días, con covid, y pudo ver que para quien cursa esa enfermedad “es complicada la situación, tanto psicológica, por lo que se vive en ese momento, y la parte de salud, por la afección de muchas patologías que conlleva”.

El médico también destacó las aproximadamente 100 camas habilitadas en la escuela Osvaldo Pos, que recién comenzó a funcionar la semana pasada, en medio de las protestas públicas por el colapso de la atención sanitaria. También explicó que se dividirá la parte de emergencia en el Hospital, «un acceso para emergencias y otro para pacientes con covid». En la guardia “estamos bastante completos”, señaló Flores. En realidad la guardia se había pensado como lugar de recepción y de ahí se tenían que derivar los pacientes a la sala que correspondiera. Las personas con la covid debían ser trasladadas a la salas previstas para tal fin. La médica y delegada de ATE, Julia Pizzola, ya había indicado que el Hospital está colapsado y por eso los pacientes covid están en lugares no previstos inicialmente para ello.

Para Flores, se debe reforzar el primer nivel de atención y los profesionales médicos tienen que estar en ese lugar para no colapsar la guardia. “Se logró en forma histórica que a partir del día miércoles el Hospital de Orán pueda contar con un especialista de terapia intensiva”, anunció. Dijo que se trata de un médico de Hipólito Yrigoyen que eligió ir ahí.

El flamante gerente sostuvo que la covid “es una patología que demanda mucho”, en lo psiquiátrico, lo psicológico, lo físico y en ese sentido dijo que hay un compromiso de la Secretaría de Salud Mental de la provincia para que ayuden a los profesionales. Anticipó que «va a llevar por lo menos varios meses» esta situación de pandemia que «no da respiro”.

También hubo un pedido a los intendentes para que comprendan que el Hospital está ahora con su problemática, aunque dijo que «como siempre» va a dar respuesta a los requerimientos de otros departamentos y localidades. “Pero por ahí se piensa mal y desde Salta es como que por ahí nos olvidamos de algunas cositas de los departamentos”, criticó.

Residentes exhaustos
Flores sostuvo que tratará de gestionar más médicos residentes para el Hospital, profesionales que deben devolver un año luego de su formación. “Estamos en ese camino de tratar de conseguir la mayor cantidad de profesionales para que vengan a reforzar”, aseveró aunque reconoció que es algo a largo plazo.

Este sábado familiares de un paciente fallecido por covid-19 tiraron piedras mientras el médico residente Daniel Gatica brindaba el parte diario en el hall de entrada del servicio de emergencia. Una pedrada rompió un vidrio y pasó a 30 centímetros de la cabeza del profesional, mientas otra cayó cerca de sus pies. Este hecho desencadenó que presentara su renuncia agobiado luego de 12 días trabajando «a puro estrés».

El profesional sostuvo que son los médicos y médicas residentes quienes sostienen al Hospital y lo hacen con bajos salarios, y sin recursos. «Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible, de seguir protocolos que sabemos que no sirven, de tener que elegir a quien dar una cama y a quien darle un tubo de oxígeno semi vacío y una camilla o una silla. Me cansé de salir a las 15, volver a las 18 y salir dos días después, sin tener donde bañarnos ni cambiarnos», sostuvo.

«El sábado daba el parte diario de 25 pacientes con covid a las 18. Los familiares están agotados, uno quiere ser empático y quedarse a resolver. Al fondo empezaron a gritar porque falleció un paciente en terapia, estaba gravísimo. Descargaron su bronca contra mí, contra la guardia», relató Gatica.

Señaló que la guardia covid «es catastrófica, tiene capacidad para 17 camas, y hay 25, la carga viral es altísima. La exposición de los médicos es alta. Los pacientes no están bien. Entiendo a la gente, pero los médicos de residencia somos quienes andamos cubriendo baches por todos lados, trabajamos por dos mangos y mantenemos vivo al Hospital», detalló.

Gatica cumple su tercer año de residencia. Señaló que la población de Orán tiene «secuelas pulmonares, secuelas de tuberculosis, HIV, desnutrición, obesidad, adicciones y diabetes no controlada», y que también hay problemas de hacinamiento, condiciones estructurales que la vuelven más vulnerable para hacer frente a la pandemia.

«¿Acaso alguien sabe lo que pasa en (la) guardia, saben que somos 8 médicos desde hace 3 semanas. Alguien sabe que el plantel desde hace 3 años es el mismo, que somos 21, de los cuales 4 somos residentes y que hoy quedamos 7 trabajando porque el resto enfermó? ¿alguien sabe que pasamos 3 gerencias, 2 ministros y 6 jefes diferentes y que nada cambió?», sostuvo Gatica en un descargo que hizo en facebook.

«¿A dónde quedaron la inversión en salud, los aplausos y los héroes?, mis colegas, amigos y compañeros de guardia no cobran desde junio, porque siempre para el monotributista y para el residente no hay plata», denunció.

Flores informó a Salta/12 que habló con Gatica y acordaron que seguirá trabajando en el Hospital.