En Argentina se roban 5.000 celulares por día

La tasa de robos de celulares se incrementó un 15% desde 2014 y es una actividad que genera un movimiento de $200 millones por mes

La cantidad de los robos fue establecida por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que depende del Ministerio de Comunicaciones de la Nación, mientras que el jefe de la División Cibercrimen de la Policía Metropolitana, Carlos Rojas, señaló que «es exponencial al desarrollo de la tecnología y se disparó desde el surgimiento de los smartphones».

«Estos celulares robados están un ciento por ciento en manos de delincuentes» a través de la reventa tanto a usuarios desaprensivos «como a narcotraficantes y secuestradores», afirmó el comisionado Rojas.

Leonardo Rajchert, presidente de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (Catema), explicó que a los «dos millones de robos denunciados al año» hay que sumarles «los teléfonos traídos de contrabando desde países como Chile», lo que le genera un negocio ilegal de «unos doscientos millones de pesos al mes».

Según fuentes policiales, los teléfonos robados son llevados a «laboratorios» en donde modifican sus códigos de Identidad Internacional de Equipo Móvil (llamados IMEI por sus siglas en inglés) mediante dispositivos que alteran su configuración en las redes y los liberan para utilizarlos con otros números de teléfono y volverlos más difíciles de rastrear.Los teléfonos robados son llevados a «laboratorios» en donde modifican sus códigos de IMEI mediante dispositivos que alteran su configuración en las redes y los liberan para utilizarlos con otros números

Los voceros también informaron a Télam que, hasta el 2005, las zonas en donde más se registraban casos de robos, laboratorios y locales de reventa eran los barrios porteños de Retiro, Once, Constitución y Liniers, así como en grandes shoppings y estaciones de trenes del Gran Buenos Aires.

Al respecto, el titular de la División Cibercrimen porteña mencionó que estos lugares «no son sencillos de detectar» y menos aún en la actualidad porque «hace unos años que se diseminaron por todos lados» debido a la expansión de los teléfonos inteligentes.

Frente a esta problemática, el Enacom lanzó en abril un sistema informático que permite verificar si un dispositivo fue denunciado por robo, mediante el cual «ya se registraron 96.000 consultas, unas 2.000 por día», detalló Agustín Garzón, gerente general del organismo estatal.

En esa base de datos, las compañías de telefonía móvil agregan los números de IMEI que porta cada teléfono denunciado por robo y los ingresan a la «banda negativa», una lista compartida con el resto de las empresas para asegurar el bloqueo del dispositivo.

Martín Ocampo, ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, indicó que este sistema «limita la conexión de equipos robados en la red de telefonía móvil, para que los equipos denunciados queden bloqueados y su reinserción al mercado sea más dificultosa».

«Una forma de luchar contra la delincuencia es asfixiar las economías delictivas y desarticular las bandas que revenden celulares robados, y vamos en ese camino», añadió el ministro.

Mediante estas medidas, los organismos de telecomunicaciones buscan «que Argentina sea un país hostil frente al robo de celulares», dijo Rajchert.