Deportes

El xeneize, sin avión, “vuela“ de la bronca

La aeronave que iba a llevar a Boca a Mendoza sufrió un desperfecto técnico y no pudo despegar. Lo hizo recién dos horas después de lo estipulado.

 

 

 

El plantel de Boca Juniors partió hacia la ciudad de Mendoza para jugar la final de la Supercopa Argentina ante River Plate, a disputarse este miércoles en el estadio Malvinas Argentinas, luego de haber sufrido demoras por desperfectos en un avión.

Boca arribó a su destino a las 19, tres horas después de lo programado inicialmente, para hospedarse en la capital de la provincia de cara al choque ante River.

La delegación xeneize aguardó dos horas en aeroparque porque un avión de la empresa Flyest sufrió desperfectos técnicos. Los jugadores sintieron “calores en demasía” una vez instalados, según contaron allegados al plantel, lo que motivó la cancelación de ese vuelo programado para las 14.20.

El retraso fastidió al entrenador Guillermo Barros Schelotto y a los miembros del plantel.

La compañía Flyest fue la misma que River contrató el fin de semana pasado antes del cotejo ante Patronato de Paraná, en Entre Ríos, y que registró un retraso de dos horas. Por este motivo, la dirigencia millonaria desistió de repetir y contrató un avión de Andes.

Boca Juniors, actual puntero de la Superliga y último campeón del fútbol argentino, enfrentará este miércoles a River Plate, bicampeón de la Copa Argentina, por la definición de la Supercopa Argentina en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza a partir de las 21.10.