Salta Tren a las nubes

El Tren a las Nubes despliega toda su magia en la temporada turística

El atractivo turístico distinguido con la Marca País, es elegido por miles de turistas. Por la alta demanda de pasajes, sumó una frecuencia por semana durante julio.

El icónico Tren a las Nubes registra una excelente temporada invernal. En cada una de las cuatro salidas semanales que se programaron para el mes julio, su capacidad fue colmada al 100%.

“Estamos muy contentos con los resultados que tenemos en estas vacaciones”, dijo el presidente del Tren a las Nubes, Diego Valdecantos.

En este sentido informó que los turistas nacionales fueron los que más eligieron el paseo durante estas vacaciones, destacándose los provenientes de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

“En la salida del jueves festejamos el Día del Amigo, obsequiando a cada uno de nuestros pasajeros merchandising del tren”, agregó.

Los salteños también eligieron el Tren a las Nubes durante sus vacaciones. En ese sentido, Valdecantos resaltó que durante las dos primeras semanas de julio, el 40% de los pasajeros fueron salteños.

El recorrido

El circuito del Tren a las Nubes inicia en la ciudad de Salta, con salida en vehículo, pasando por las localidades Campo Quijano y Gobernador Solá hasta llegar a El Alfarcito, donde se comparte un desayuno campestre.

En este paraje funciona un centro operativo de la Fundación Alfarcito, cuyo trabajo incluye a 25 comunidades de la zona.

El trayecto continúa por la Quebrada de las Cuevas y la llanura de Muñano hasta llegar a San Antonio de los Cobres.

En la localidad cabecera del departamento Los Andes, el contingente se embarca al Tren a las Nubes para llegar al viaducto La Polvorilla, a 4.200 metros sobre el nivel del mar. Luego, los visitantes regresan a la ciudad de Salta en ómnibus desde San Antonio de los Cobres.

Durante el regreso se realiza una última parada en Santa Rosa de Tastil, área de influencia del Qhapaq Ñan en la Provincia de Salta y centro administrativo de la Quebrada del Toro.

Allí los pasajeros disfrutan del Museo de Sitio, y pueden adquirir artesanías y productos locales en el Centro de Artesanos de la comunidad.