Seremos veganos

El precio de la carne por las nubes y el consumo bajó un 40 por ciento

Expertos aseguran que los valores están retrasados y que en algún momento deben actualizarse. Los dueños de carnicerías afirman que la situación es insostenible.

El precio de la carne volvió a ser noticia. Según informó el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en noviembre la carne aumentó en promedio un 9,8% respecto a octubre y un 55,5% en la comparación interanual.

Pero ese incremento sería solo el inicio de una escalada de precios. Muchos referentes del sector agropecuario afirman que el precio todavía está desactualizado. Los más avezados especulan con que hasta antes de fin de año la carne vacuna podría subir un 40% más. Los más moderados aseguran que ese incremento se dará en los próximos meses.

Para entender estas remarcaciones se deben tener en cuenta varios factores. El primero sería que se está exportando más carne a China y, en algunos casos, son cortes que empiezan a competir con el mercado interno. Esta ampliación en la exportaciones se está dando de a poco y todavía no es un problema, aunque la demanda sigue creciendo.

Otro motivo estaría en que el precio de la hacienda en pie subió más del 75% en comparación con el año anterior, pero la industria no trasladó todavía ese aumento a las carnicerías, ya que la carne subió 55%. Hay 20 puntos de atraso para trasladar a las carnicerías.

Durante estos años no se ha invertido en mejorar el stock ganadero del país, cuya recuperación se estancó en 54 millones de cabezas de ganado.

Pese a estos factores negativos, algunos especialistas consultados por este medio dudan de que la carne pueda subir un 40% este mes, sobre todo porque hay que ver cuánto está dispuesta a tolerar la gente.

En una recorrida por distintas carnicerías, sus dueños aseguraron que el consumó mermó considerablemente y lo asocian con los constantes aumentos.

Para los frigoríficos del país, la venta de carne en Argentina sigue siendo el principal mercado. Sin embargo, por las subas de los últimos años, el consumo interno de carne bajó un 10 por ciento. Es por eso que no va a ser fácil convalidar los aumentos.

Desde las carnicerías denunciaron que todas las semanas los frigoríficos están actualizando los precios. Comentaron que el valor sube entre $10 y $17 (dependiendo el frigorífico) el kilo de la media res. En un minimercado de zona sur, el kilo de novillo pasó de $162 a $177 durante esta semana.

Pero lo que más preocupa a los comerciantes es ¿hasta dónde se va a poder tensar la cuerda? Los dueños de las carnicerías dicen que la venta les bajó muchísimo en los últimos meses y que todavía no se tocó fondo. «Las ventas pueden seguir bajando», aseguran.

Un supermercado barrial expresó que antes vendían cinco medias reses por semana, mientras que ahora bajaron a tres. Es decir que las ventas cayeron un 40%. Ese mismo porcentaje se da una carnicería barrial. Pero su situación es más angustiante, ya que la venta de carne es su única entrada.

«Yo cometí dos errores en mi vida. El primero fue casarme y el segundo votar a Macri», bromeó Juan. Sin embargo, todo chiste conlleva algo de verdad. Lo real es que las ventas le bajaron estrepitosamente y ya analiza cerrar la carnicería.

Juan está convencido de que «el plan» de la administración de Mauricio Macri fue perjudicar a los pequeños negocios para beneficiar a las grandes cadenas de supermercados. Esa idea, por ahora, no se la saca nadie de la cabeza.

«Estamos desilusionados», expresa con lágrimas en los ojos. «Es triste la situación. Ayer le dije a mi mujer que estoy pensando en cerrar la carnicería», afirmó. La falta de «espalda» para aguantar unos meses para ver si la economía se reactiva es fundamental.

Ya son dos meses en los que Juan no tiene ninguna ganancia y solo llega a cubrir los gastos. Son 14 años en los que las malas decisiones de los gobiernos terminaron «acostándolo».

En sus mejores épocas, la carnicería de Juan llegaba a vender 16 medias reses mensuales. La actualidad es totalmente distinta. La recesión económica, sumado al alto costo de la carne y la pérdida del poder adquisitivo, provocaron que su negocio venda entre ocho y diez medias reses por mes.

La información que brindan los frigoríficos es considerada confusa por los comerciantes. «Aumentaron las exportaciones a China», «la suba del combustible perjudica al transporte», «la inflación sigue aumentando» son algunas de las razones que dan para los aumentos.

Sin embargo, aunque los argumentos puedan ser válidos, los carniceros aseguran que cada vez es más difícil explicarle a la gente por qué un corte de carne sube un 10% de una semana a la otra.

«Me da pena muchas veces porque llevan 200 pesos de carne y es una bolsita chiquita, pero esa es la realidad que vivimos. Esta dura para nuestros clientes y para nosotros», expresó el dueño de un comercio.

Las exportaciones de carne siguen creciendo

China es el principal comprador con el 73% de lo que sale de Argentina.

La exportación está marcando cifras récord. Archivo

Un informe publicado por la Fundación Mediterránea ya plantea el problema que puede significar el aumento de la venta de la carne argentina al exterior. Asegura que para los próximos meses se prevé aumento de exportaciones de carne y suba de precios internos.

Ante este escenario, afirma el instituto, el próximo Gobierno nacional “puede verse tentado de intervenir el mercado de exportación” de carne vacuna, para contener el aumento de los precios del producto que se anticipa para el próximo verano, en un rango que la Fundación Mediterránea estima será de entre el 22 y 49%.

El flujo actual de envíos representa ya más del 30% de la producción mensual y seguirá creciendo, “por ende, la importancia del sector externo se profundizará en 2020, de no haber intervenciones en el mercado”, señaló el informe semanal de la consultora.

Según el análisis sectorial, “si la producción de carne no crece el próximo año, la disponibilidad para el mercado interno se reducirá casi con seguridad y la mayor competencia por el producto (ahora más escaso) exigirá un ajuste (ascendente) de precios para equilibrar el mercado”.

A juicio de la entidad, la eventual intervención estatal en el mercado exportador “podría ser efectiva a corto plazo, pero no a largo”, ya que “el desaliento de los envíos deriva en menores precios de hacienda y en desincentivo a la inversión ganadera, con lo cual la menor producción futura genera nuevamente la escasez”.

Exportación

La exportación está marcando cifras récord durante este año. La venta de carne vacuna argentina al exterior volvió a crecer en octubre y el acumulado al décimo mes del año alcanzó el récord de ventas al exterior de US$ 2.400 millones, informó el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), superando el máximo anterior por más de US$ 2.000 millones en septiembre.

Así, la exportación entre enero y octubre se ubicó en 666.040 toneladas res con hueso (tn r/c/h), lo que significó una expansión interanual del 51,8% en volumen, mientras que en valor el montó total fue de US$ 2.400.385.000, cifra que supone un récord y un crecimiento interanual del 52,3%.

Las ventas registradas en octubre posibilitaron que el récord en el ingreso de dólares por parte de la exportación se acentuaran aún más, tras haber franqueado en septiembre los US$ 2.000 millones en el acumulado del 2019.

Según el Ipcva, en el décimo mes del año se exportaron 95.905 tn r/c/h de carne enfriada, congelada y procesada por un total de US$ 362 millones, lo que significó un incremento del 96% respecto a mismo mes de 2018, como así también de la participación de la exportación en la producción de carne en el país, la cual creció hasta el 33,3%.

Así, el volumen promedio mensual de exportaciones en 2019 se posicionó en los 66.600 tn r/c/h, frente a las 46.000 tn r//c/h del año pasado.

A qué países se exportó

En cuanto a los totales exhibidos por la exportación a octubre, China se consolida como el principal mercado de destino de la carne argentina.

En los primeros 10 meses del año, la participación de las compras chinas del total exportado por Argentina significaron el 73,7% en volumen y el 64% en valor al ubicarse en torno a los US$ 1.537 millones.

Los embarques hacia el gigante asiático mostraron saltos en la comparación interanual del 105,4% en volumen y del 128,8% en valor.

En valor, el segundo mercado en importancia para Argentina en los primeros diez meses del año fue Alemania con US$ 225,1 millones, el cual mostró un leve aumento interanual y una participación del 9,4%.

El tercer lugar fue para Israel, con un crecimiento del 31% en comparación con el período enero-octubre de 2018 al totalizar compras por US$ 146,7 millones y alcanzar a Chile en la participación del mercado externo argentino con el 6,1%.

Dólares o el mercado interno

Opinión por Martín Rodríguez

El cambio del gobierno nacional trajo algo de esperanzas a los sectores minoristas. Las declaraciones de Alberto Fernández generaron cierta expectativa entre los que administran un comercio. “Hay que poner dinero en el bolsillo de la gente”, expresó el presidente electo .

Sin embargo, muchos aseguran que la promesa de inyectar más dinero en la calle no tendrá un impacto inmediato, sino que tardará unos meses en volcarse al consumo local.

Al mismo tiempo, a la administración de Fernández se le abre una disyuntiva que deberá resolver lo más rápido posible. El crecimiento de las exportaciones de carne vacuna puede plantearle un grave problema.

La venta de carnes al exterior está generando ingresos récord de dólares al país; sin embargo, está presionando los precios del mercado interno. Existen demasiados ejemplos de que la intervención de un gobierno a través de regulaciones o fijación de precios no fue buena y generó soluciones de corto plazo y no de fondo.

No hay dudas de que el país necesitará la entrada de divisas norteamericanas para poder afrontar los vencimientos de deuda que tiene para el año que viene, sin embargo, no deberá descuidar el alicaído consumo interno.

De acuerdo con datos oficiales, la Argentina deberá hacer frente en 2020 a pagos de capital por US$48.868 millones y otros US$14.838 millones en concepto de intereses. Aproximadamente el 43% de los títulos está en manos de tenedores privados, mientras que el 37% en agencias del sector público y el restante 20% con organismos bilaterales y multilaterales. El 55% está bajo legislación argentina y el restante, bajo legislación extranjera.

¿Qué privilegiará Alberto Fernández? ¿La entrada de dólares frescos o un precio de la carne más accesible para el consumo local?

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com