Tremendo

“ El ministro Cánepa me dijo que utilizaban la plata de los pobres para hacer política”

Fueron las palabras del diputado provincial Carlos Zapata.

Así lo sostuvo el diputado Carlos Zapata quien dio detalles sobre la denuncia realizada al respecto y cuyo archivo data del año 2015. Habló también sobre la causa de las facturas apócrifas que involucran a la Municipalidad y aseveró: “No va a tener un Estado limpio en la medida que quienes deben controlar el Estado, acusarlo y juzgado, sea designado por los políticos”.

“Matías Cánepa reconoció que se utilizaron subsidios para financiar la política”, fueron las palabras que pronunció el legislador ante sus pares, consultado al respecto, señaló: “A esa declaración la vertí en ocasión de brindar mi apoyo al proyecto de la creación de un Banco de Alimentos en la órbita del gobierno provincial, a cargo de Desarrollo Social, de la bancada radical. Es una forma de que la ayuda se centralice. A título de ejemplo de cómo la ayuda, cuando no está centralizada, se maneja de una forma discrecional, se deforma, hablé de la existencia de muchas fundaciones que las manejan políticos”.

“Los políticos de cada municipio tienen una fundación- continuó-. Estas fundaciones se sostienen con aporte de la provincia a través de transferencias del sector público al sector privado. Están financiando la campaña o el hacer política desde el Estado. Recurrí a lo que yo viví en el Concejo Deliberante, donde fui concejal entre 2011 y 2013, investigando el destino de los fondos de las partidas para subsidios subvenciones y becas. Tenía una cita con Matías Cánepa para hablar de un proyecto mío sobre ferias barriales”.

“Me sale con que esa plata se usa para hacer política, inclusive el 40% se la dan a la oposición. Le dije ‘yo tengo objeción de conciencia de usar plata ajena para el beneficio propio’. Me dice ‘no, quédate tranquilo, yo hablé con un cura’. Lo dijo Cánepa y lo prendí el grabador cuando lo escuché decir semejante cosa”, aseveró Zapata para quien “un cura con esa moral sería el cura Grassi”.

A partir de ello, se radicó la denuncia correspondiente. “Hicimos una denuncia penal en julio de 2012 junto con Roque Rueda. Llegó a manos del fiscal- Guillermo- Akemeyer. Yo fui a declarar ante la fiscal-Verónica- Simesen y aporté el audio, ratifiqué. En esa denuncia pedíamos que se produzca la prueba, que consistía mirar la cuenta bancaria y verificar las extracciones en efectivo. El fiscal Akemeyer no solo no hizo nada, sino que archivó, la desarchivó la fiscal David de Herrera, la tomó el fiscal Jovanovic. Ni siquiera leyó el expediente y lo volvió a archivar, cuando debería haberse excusado porque un hermano de su padre era miembro del Tribunal de Cuentas municipal”, relató.

Y agregó: “El segundo fiscal de información que lo recibe es el doctor Villalba Ovejero y el sí trabajó, produjo un dictamen que tiene 60 fojas donde desmenuza la denuncia y las actuaciones. Manda a investigar al Tribunal de Cuentas, ordena el procesamiento de Tomás Salvador Rodríguez, llega a un juzgado y ni siquiera nos llama a ratificar la denuncia, sino que en el aire le dicta el sobreseimiento en esta justicia dependiente del poder político. Quedó con la orden de que se investigue la participación del Tribunal General de Cuentas y que se produzca la prueba que nosotros solicitamos”.

Frente a este panorama, remarcó: “Por esas cosas de que la política dicta las normas y se aplican a los políticos, el Código Procesal que se anunció con bombos y platillos en el gobierno de Urtubey, impide a gente como nosotros, que éramos funcionarios públicos, ponernos como querellantes o actuar defendiendo y procurando que el fiscal realice las diligencias para la producción de pruebas”.

“El último dato que tengo es del año 2015, 2016”, sostuvo el Diputado al reiterar: “Matías Cánepa me dijo que utilizaban la plata de los pobres para hacer política, una cosa que me parece aberrante”.

Malversación de fondos

El Diputado recordó el procedimiento de AFIP de 2013 en el que se allanaron cinco estudios contables, “usinas de facturas apócrifas”. “Uno de los usuarios de esas facturas era Pan Solidario de la municipalidad”, indicó Zapata.

Y amplió sobre el caso: “Poco antes de que AFIP presentara las pruebas, el juez Medina dictó el sobreseimiento del procesado aduciendo que no llegaba al millón y medio que pone la Ley Penal Tributaria para que se continúe el proceso. Sin embargo, la AFIP ya tenía la determinación por dos millones”.

El sobreseimiento, según señaló, fue apelado por Procuración de la Nación, aunque la semana pasada el fiscal desistió de la apelación. “Estaba la factura apócrifa, salía un cheque del Pan Solidario se depositaba en la cuenta de su titular. Ahí hay dos delitos”, subrayó el Diputado para quien “al fiscal Amad, parece que se le mojó la pólvora”.

“Me parece un escándalo, y sobre todo que el juez federal no haya girado las actuaciones al procurador Abel Cornejo para que inicie una casa por el delito de fraude a la empresa y fraude a la administración pública”, opinó Zapata asegurando que “no va a tener un Estado limpio en la medida que quienes deben controlar el Estado, acusarlo y juzgado, sea designado por los políticos”.

Finalmente, sobre la causa de las facturas apócrifas por la que se investigó a la Municipalidad a cargo de Gustavo Sáenz, cuestionó: “¿El tribunal de Cuentas de la Municipalidad no se dio cuenta de que las facturas eran truchas? Aún después del procedimiento de AFIP no hizo observación alguna a la cuenta del ejercicio”.

Fuente: Sapo de otro pozo/ FM Noticias 88.1 MHz.