Argentina

El Gobierno, entre las encuestas y la economía que no repunta – Escribe Marcelo Canton en Clarín

Crece la preocupación en la Casa Rosada por el retroceso de indicadores tan variados como la expectativa sobre el futuro o la venta

Tomemos dos termómetros diferentes, y ambos marcan fiebre. Uno es una encuesta que se maneja en la Casa Rosada, que muestra que creció la imagen negativa del Presidente y de su gestión. Otro son las ventas de alimentos básicos, que cayeron durante el verano, afectando incluso a productos de primera necesidad como el arroz y los fideos. Son las dos caras de una misma moneda, la misma que hoy preocupa fuerte al Gobierno.

La expresión numérica de esa preocupación oficial es la baja en las expectativas de los votantes. A eso apunta una encuesta que circula en despachos oficiales. Cuando se le pregunta a la gente cómo cree que estará dentro de un año, en diciembre un 51% respondía “mejor”. En febrero, ese optimismo cayó al 42%. En cambio, la percepción de que las cosas estará peor creció en esos dos meses del 23 al 26%. Si la pregunta es sobre cómo estará el país dentro de un año, en diciembre el 55% decía mejor, y en febrero fueron sólo el 49%. Los pesimistas crecieron del 28 al 31%.

El punto es clave, porque el Gobierno siempre jugó a la paciencia. O sea, a que la gente decía en las encuestas que estaba mal, pero que creía que estaría mejor. Y eso le dejaba a Macri margen para el ajuste, mientras la recuperación aún no aparecía. Esa paciencia venía cayendo levemente, pero ahora la baja fue abrupta, reconocen en la Rosada.

Vamos a otro indicador, muy distinto, las ventas de alimentos. Entre diciembre y enero, tuvieron un retroceso promedio del 6%. Los fabricantes apostaban a que con el comienzo del año empezaría la recuperación. Inclusive las principales empresas del sector se jugaron a ello en sus presupuestos anuales. Pero eso no está sucediendo, dicen los ejecutivos. Y hay caídas muy fuertes, en algunos casos de dos dígitos comparadas con un año atrás. Aceite y vino, por ejemplo, que venían bien en 2016, ahora retroceden. Pero lo más impactante es que a los empresarios les cuesta colocar los cupos de arroz previstos. Y lo mismo con los fideos: sigue, además, cayendo la venta de las marcas premium y crecen las más baratas. “No terminamos de ver el final de la caída”, dice en una empresa líder.

“Pero nosotros seguimos confiando en que la cosa mejorará este año”, dicen los máximos responsables del plan económico de Mauricio Macri. “Estas son semanas complejas, es cierto, pero da eso se trata, sabíamos que no iba a ser fácil”, añaden. Y es que las encuestas se expresaron también en la calle: la marcha de la CGT, la de las mujeres, la de los maestros. La pérdida de paciencia que muestran los fríos números puesta en acciones concretas.

“Hay caída de expectativas -agregan las fuentes-. Pero están afectadas por lo que pasó con el Correo. Igualmente nunca pensamos que sería una recuperación fulgurante, y está siendo una recuperación amarreta. Pero mes a mes se irá viendo una sensación de que la cosa está mejor. Y llegaremos a las elecciones con otro clima”.

Las elecciones son, claro, el punto central de todas estas cuentas. Por ellas es que el Presidente decidió poner un freno al aumento de las tarifas. O que ayer y hoy se mostrara ligado a actividades productivas.

La inflación del 2,5% en febrero fue otra alerta que complicó las bases de la negociación salarial que el Gobierno quiere acotar. La previsión de que este mes los precios suban el 2%, como analizó la consultora Elypsis, pone más presión: el primer trimestre cerraría con casi 6%, un número difícil de digerir.

Esa suba de precios preocupa mucho a los empresarios. La consultora Vistage aprovechó un evento empresario el pasado viernes 3 para relevar el estado de ánimo de 126 ejecutivos que participaban del mismo. “El optimismo está bajando, la confianza está cayendo un poco”, dice Alejo Canton, CEO de la empresa. “Para este año, los ejecutivos están proyectando que sus ventas crecerán un 10%, pero el 43% dice que está preocupado por el nivel de actividad y el 27% porque no puede trasladar el alza de costos a los precios. Un 70% de los empresarios, así, está en alerta por la rentabilidad de su negocio”. El índice de confianza que hace Vistage viene retrocediendo. “Los dos trimestres anteriores se había estabilizado, pero el último dio en caída otra vez. Veremos cómo da a fines de este mes”, señala Canton.

Kantar TNS y Gallup hacen un estudio similar al de Vistage, pero entre consumidores. “El inicio del segundo año del gobierno de Mauricio Macri continua con una tendencia positiva en las expectativas, aunque en el primer mes del año el Índice inició con una caída de 2 puntos”, señalan sus analistas. Y los números son similares a todas las demás encuestas que venimos citando: un 87% es optimista sobre la situación actual, pero un mes antes era 89%; un 81% tiene confianza en el futuro, pero antes era 83%. Las expectativas volvieron al nivel de enero del año pasado, luego de haberse recuperado en los últimos meses. ¿Qué golpeó fuerte? La menor decisión de comprar bienes durables:TV, computadoras, heladeras, autos. “Si, es cierto, los cambios en la venta en cuotas fueron negativos, y ahora tenemos que trabajar para que la gente vuelva a tener confianza en el sistema”, reconocen en la Casa Rosada. Otro error propioque impactó en el corazón de la relación del Presidente con los votantes, el bolsillo.

¿Cómo golpea esto en la intención de voto, en la perspectiva electoral del Gobierno? Según las encuestas que manejan en la Casa Rosada, ya hay impacto. Tanto Mauricio Macri como María Eugenia Vidal tuvieron retrocesos en febrero. A ambos les creció la imagen negativa y les bajó la positiva, aunque con valores moderados. “El tema es si esto es algo coyuntural, que pasa, como cuando en su momento sintieron el golpe de la Ley Antidespidos, o es algo que vino para quedarse, si a Macri finalmente le empiezan a entrar las balas”, dicen los analistas que escuchan mucho en la Casa Rosada.

Al respecto, en el Gobierno tienen un consuelo: tanto Cristina Kirchner como Sergio Massa tuvieron subas de sus imágenes negativas en febrero, mientras que retrocedieron en la percepción positiva. Sólo Elisa Carrió y Margarita Stolbizer no sintieron el impacto del cambio del humor social. Por eso es que los analistas creen que lo que pesó fue el escándalo generado por los contratos del Correo. Las dos candidatas, la de la CC y la del GEN, son duras cuestionadoras de las causas de corrupción, ellas están al margen de esta discusión.

Después de algo más de un año de gestión, ¿se acabó la luna de miel, como dice Rosendo Fraga? En la Casa Rosada creen que algo de eso hay, pero que todavía no se pude decir si los cambios son coyunturales o estructurales. Pero saben que las sospechas de corrupción son lo más corrosivo para Macri, que no hay tolerancia para él con ese tema. La suma de Correo, Avianca, Oderbrecht, Ausol está dejando su traza justo cuando la economía no termina de arrancar

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com