El final más triste para el joven tartagalense Franco Cuéllar

El fiscal dijo: El deceso se habría producido por asfixia mecánica por ahorcamiento. Al 13 días de su desaparición, lo encontraron en un descampado de la zona sudeste.

El lunes 11 del corriente mes Franco David Cuéllar, joven de 24 años, estudiante de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), salió de la casa de su tía en el barrio Hernando de Lerma para nunca más regresar.

Tanto su tía, como el resto de su familia oriunda de Tartagal, tierra natal del joven, empezaron una desesperada y esperanzada búsqueda.

Sin embargo, ayer cerca de las 16, fue hallado sin vida en un descampado, en zona sudeste de la capital. Los primeros indicios que dio a conocer el fiscal a cargo de la causa, Gustavo Torres Rubelt, indicaron que el deceso se produjo por «asfixia mecánica por ahorcamiento».

Luego de una gélida madrugada, la tarde salteña del sábado 23 se prestaba para disfrutar de un radiante sol. Una hora después de iniciar la tercera etapa de la búsqueda, personal especializado del Grupo de Búsqueda y Rescate Salta junto a sus canes adiestrados Draco, Chaise y Brandon encontraron el cuerpo del joven buscado en un descampado lindante con el río Arenales, a unos metros de la calle Discépolo, atrás de Villa Lavalle, zona sudeste de la ciudad. Se cerraba con el peor final la historia del estudiante de Ingeniería buscado con desesperación por su familia, amigos y vecinos.

«El fiscal penal Gustavo Torres Rubelt informó esta tarde (por ayer) que los integrantes del operativo de búsqueda de Franco David Cuéllar lo encontraron sin vida en la zona sudeste de la ciudad». De esa manera, informaba y daba a conocer la peor noticia a través de sus redes sociales el Ministerio Público Fiscal de la Provincia.

En la misma sintonía, desde el MPF informaban que «el cuerpo de Franco David Cuéllar fue encontrado pasadas las 16 en un descampado próximo al Río Arenales, en zona sudeste de la ciudad de Salta».

El joven era intensamente buscado tras una denuncia radicada por un familiar y el expediente quedó a cargo de la Fiscalía Penal 5, que se hizo cargo de la investigación de la desaparición ocurrida el lunes 11 mayo.

Desde el Ministerio Público se dispuso el análisis de cámaras de seguridad, de las comunicaciones de Cuéllar y rastrillajes por los lugares donde fue visto durante.

El joven finalmente fue hallado, y la Policía junto al Cuerpo de Investigaciones Fiscales realizaban los peritajes correspondientes para determinar las causas del deceso.

En tanto, en la tarde de ayer los familiares del joven tartagalense recibían asistencia por parte del equipo interdisciplinario del MPF.

Según los datos brindados por sus familiares, al momento de su desaparición, el joven vestía una remera blanca con mangas cortas, cuello redondo y letras negras; un pantalón ocre y zapatillas color beige.

Además, se supo que, cuando salió, el estudiante de la Universidad Nacional de Salta solo llevaba su celular y no portaba documentación.

Según se desprende de la investigación, el joven dejó cartas donde expone su tristeza por creer que estaba siendo una carga económica para la familia.

La búsqueda

El operativo de búsqueda, desplegado en la zona aledaña a los últimos lugares donde se registró la presencia del joven mediante su celular y el análisis de cámaras de seguridad, estuvo coordinado por personal de la Unidad Especial de Investigadores del Ministerio Público y contó con la colaboración de personal policial de la División Canes y Lacustre, efectivos de distintas áreas operativas, personal de Gendarmería Nacional, Policía Federal Argentina y del Grupo de Búsqueda y Rescate Salta con sus canes adiestrados Brandon, Chaise y Draco, a cargo del sargento del Servicio Penitenciario Juan Abán.

En el momento del hallazgo, el cuerpo fue rápidamente identificado por los investigadores y agentes de búsqueda por la vestimenta que llevaba puesta. Los días previos, desde los organismos oficiales se había insistido a la comunidad y la sociedad en general ayuda para encontrar a Franco, en ese contexto se difundieron a través de distintos medios las características fisonómicas del joven como la ropa con la que había salido hacía 13 días de la casa de su tía.

«Las tareas asignadas para hoy (por ayer) eran las de seguir rastrillando las zonas junto al personal de la fuerza, división Lacustre, en los márgenes del río Arenales, márgenes del canal que desemboca en la calle Discépolo», le dijo a El Tribuno Juan Abán, encargado del Grupo de Búsqueda y Rescate Salta delegación Accec, quien tenía a cargo la zona de búsqueda en el lugar donde fue encontrado el estudiante.

«En el momento del hallazgo estábamos trabajando con los canes adiestrados, y se informó a la Unidad de Investigaciones del Ministerio Público con la que estabamos trabajando a cargo de la investigación», apuntó el rescatista.

Se trata del mismo grupo que hace unos años, en agosto de 2017, encontrara los restos de la joven Paola Álvarez, en un acantilado, cerca de la ruta nacional 9.

Fuente : ElTribuno