Salta

El «cura» Emilio Lamas vuelve a ser sacerdote

El hombre, detenido por presunto abuso sexual, apeló la medida del obispado, que inhabilitada a cumplir su ministerio.

En un escueto comunicado emitido por el Arzobispado de Salta, se dio a conocer que Emilio Lamas por medio de su abogado presentó un recurso de apelación a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Esa apelación fue admitida y la Congregación ha ordenado la constitución en Salta de un Tribunal de segunda instancia para que lo juzgue.

“Mientras dure este segundo proceso quedan suspendidas las medidas dictaminadas por el Tribunal de primera instancia”, señala el comunicado firmado por el Vicario Judicial Loyola Pinto.

Por lo tanto, Lamas vuelve a ser sacerdote

Lamas había sido condenado por un tribunal vaticano, que lo había juzgado por abusos. En octubre de 2018, Lamas fue condenado por unanimidad a la pérdida del estado clerical al sacerdote de la arquidiócesis de Salta. Según se informó, las acusaciones por abusos sexuales perpetradas por el sacerdote “eran ciertas”. En ese momento se dijo que “de no efectuarse recurso, en los próximos 15 días la sentencia será ejecutiva”.

En su momento, el vicario judicial del Tribunal Metropolitano de Salta, presbítero licenciado Loyola Pinto y de Sancristóval, confirmó la decisión y pidió “perdón a Dios nuestro Señor, a las víctimas y a toda la sociedad por el escándalo y el daño causado por un sacerdote de nuestra arquidiócesis a menores confiados a su cuidado”.

Texto completo publicado en Octubre:

En el día de ayer se ha dado a conocer la sentencia del Tribunal “ad hoc” constituido por mandato de la Congregación para la Doctrina de la Fe para juzgar al Pbro. Emilio Raimundo Lamas, de esta Arquidiócesis, por los supuestos abusos a menores de edad.

El Tribunal colegiado ha entendido por unanimidad que las acusaciones eran ciertas en su esencia, condenando al mencionado presbítero a la pena máxima que es la pérdida del estado clerical. De no efectuarse recurso, en los próximos 15 días la sentencia será ejecutiva.

Por la presente la Arquidiócesis quiere, en primer lugar, pedir perdón a Dios nuestro Señor, a las víctimas y a toda la sociedad por el escándalo y el daño causado por un sacerdote de nuestra Arquidiócesis a menores confiados a su cuidado.

Así mismo, en medio del dolor y la vergüenza, quiere agradecer a todos los que se animaron a denunciar en sede judicial estos crímenes.

Cuando regrese el Sr. Arzobispo se comunicará personalmente con las personas involucradas y se abordará de modo personal la necesidad de reparar y cómo el daño ocasionado.