El crudo relato de Ramona Riquelme, enfermera de Orán: «Paran lo que el gobierno nacional nos manda»

La dirigente gremial criticó duramente al gobernador Gustavo Sáenz e interpeló al presidente Alberto Fernández

Ramona Riquelme, enfermera y dirigente gremial del hospital de la ciudad de Orán, en Salta, aseguró que ese centro médico se encuentra «colapsado» por el coronavirus, denunció las condiciones en que trabaja el personal de salud, responsabilizó al gobernador Gustavo Sáenz por la falta de insumos, medicamentos y respiradores, e interpeló al presidente Alberto Fernández: «Cuando necesitan un voto vienen con bolsos de comida, ahora necesitamos la vida».

«Cada día es peor, nos sentimos defraudados del gobierno del señor Sáenz. El señor Presidente había mandado un avión Hércules, y no tenemos ni aeropuerto ni pista de aterrizaje para que un avión deposite lo que era para nosotros. El gobernador dijo ‘no, no les manden’. Estamos padeciendo», expresó Riquelme en diálogo con Radio con Vos. Gustavo Sáenz, exitendente peronista de la ciudad de Salta, ganó el año pasado las elecciones para gobernador y sucedió a Juan Manuel Urtubey, con su apoyo.

Según relató la enfermera, dirigente adjunta de ATE, en el hospital donde trabaja, donde se atienden pacientes de distintas provincias del norte, no hay camas suficientes para la cantidad de pacientes que deben tratar por coronavirus. Según aseguró, el personal de salud debe recurrir a la compra de sillones reclinables, a través de donaciones, en un supermercado. «No tenemos camas, ni médicos, y tenemos 120 mil habitantes. No estamos al límite, estamos colapsados», relató.

«La cámara de refrigeración de la morgue no tiene la temperatura optima para mantener los cuerpos. No soporta más de dos cuerpos. Y acá se entierran tres féretros en una fosa. Solo los que tienen una obra social pueden cremar a sus seres queridos, a 270 km, y para ellos gloria a Dios», lanzó.

«No llegaron a Orán los respiradores, el Hércules estaba bajando y el gobernador dijo: no les manden los respiradores. No tenemos respiradores suficientes. El hospital debe tener 10, la terapia esta re ocupada. Estamos saturados de pacientes», siguió.

Luego se refirió al personal de salud: «Está empobrecido, una enfermera monotributista gana 13 mil pesos, y una de planta gana 25 mil pesos con planta y guardia. Con eso solo podemos sobrevivir».

«La Argentina se olvidó de que necesitamos ayuda», expresó. «No tenemos camas, ni oxigeno, estamos olvidados. No tenemos nada. Hace 40 años que no restauran el hospital. No tenemos médicos. Los compañeros de terapia intensiva, eran ocho, se enfermaron cuatro, y los cuatro que quedan hacen guardias de siete u ocho días. La terapia intensiva es de locos. No tenemos transfusión por goteo, que es primordial. Los enfermeros estamos saturados», insistió. E informó que por la pandemia les mandaron dos médicos para reforzar el sistema.

Luego denunció que el gobierno nacional envió a la provincia dos mil millones de pesos para que sean repartidos para paliar el Covid-19. «El señor intendente, como son tesoros nacionales no reintegrables, se gastó la plata, y no preparó el hospital de campaña», sostuvo. «Hoy está preparado por los trabajadores, por el pueblo y las donaciones. Gendarmería nos donó claritromicina, un antibiótico que se coloca al paciente para las infecciones respiratorias. No teníamos antibióticos. Y el gobernador trajo medicamentos a Salta, y pidió que no envíen los respiradores a Orán», expresó. «Nos paran lo que el gobierno nacional manda», agregó.

«Estamos desbordados y sin insumos. El Presidente tiene que enterarse de que las cosas no han llegado aquí. Si Buenos Aires nos consigue ambos blancos, sería maravilloso», añadió. E informó que el Hospital de Orán es zonal: «Atendemos a gente de Chaco, Salta, Tartagal, a los bolivianos de Aguas Blancas, de Embarcación, de Pichanal, de Colonia Santa Rosa».

«Se sienten molestos conmigo porque digo la verdad. ¿Por qué el gobernador dijo que los respiradores no vayan a Orán? No entiendo por qué. Salta es una ciudad muy bonita, tiene turismo. Y el gobernador quiere que todo sea bonito, y no tenemos nada, y somos los productores. Tenemos cada vez más pérdida de vidas», dijo.

Por último, lanzó: «Quisiera hablar con el Presidente y decirle que el norte dio el voto a Cristina. Me gustaría sentarme con el Presidente y decirle: vamos a Orán. Cuando necesitan un voto vienen, con bolsos de comida. Ahora necesitamos la vida, nos dejaron morir», finalizó.

Fuente: LaGaceta