Ganan fortunas

El congelamiento es poco: Los jueces salteños deberían pagar ganancias también

Los jueces perciben remuneraciones que, según el diputado Carlos Zapata, van de los $250.000 a los $300.000.

Por medio de la Acordada 13047, la Corte de Justicia de Salta dispuso el congelamiento de los haberes que perciben los integrantes del Poder Judicial por 180 días. La medida alcanza a magistrados, funcionarios, profesionales y técnicos.

En la resolución, la máxima instancia judicial de la provincia fundamenta tal decisión por la difícil situación económica del país. Se trata de la primera decisión que tomó La Corte tras la feria judicial de enero.

Además de los Jueces de Corte, el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, se sumó al “esfuerzo” el Ministerio Público Fiscal. El Colegio de Gobierno dispuso el congelamiento de los sueldos para Magistrados, Funcionarios, Profesionales y Técnicos. La medida lleva la firma de la asesora general, Mirta Lapad y del procurador general, Abel Cornejo, quienes replicaron los argumentos de austeridad.

El hecho de congelar salarios denota una suerte de filantropía (distinta a la responsabilidad social empresarial) similar a la de las empresas privadas que deben encargarse de cuidar los espacios verdes donde se instalan. Resulta que los jueces perciben remuneraciones que, según el diputado Carlos Zapata, van de los $250.000 a los $300.000.

La Asociación Civil por la Igualdad y Justicia (ACIJ) realizó un informe en 2018 en el que detalló que la exención del impuesto a las ganancias que pesa sobre la gran mayoría de magistrados y funcionarios de los Poderes Judiciales nacionales y provinciales provoca cuantiosas pérdidas al fisco. Para 2018, la cifra por el “perdón” fiscal a los magistrados que perdió la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) trepó a 6991 millones de pesos.

En el mismo año, noviembre de 2018, la Corte Suprema resolvió incluir en el Impuesto a las Ganancias a los integrantes del Poder Judicial que fueren nombrados desde 2017 en adelante. Fue un avance que se reglamentó el año pasado, dejando fuera los ítems salariales por “compensación jerárquica”, “compensación funcional” y “bonificación por título”. Y parcialmente alcanzados los de “bonificación por antigüedad” y “permanencia en la categoría”.

Los jueces y fiscales más reticentes a tributar sostienen que no pueden ejercer en otro ámbito más que en el de la educación (donde se cobra poco), que no tienen horas extras, que la Constitución así lo indica desde 1853 y que si abren la puerta al cobro de un arancel la política podría avanzar para que paguen más. Así detalló Infobae en una nota previa a la resolución del Alto Tribunal de la Nación.

Esta discusión podría avivarse en un intento oficial de avanzar en modificaciones sobre el régimen especial de jubilaciones, conocido como “jubilaciones de privilegio”. Según explicó una fuente del Gobierno a La Nación, un sector del oficialismo estudia una fórmula para gravar el impuesto a las ganancias a esas jubilaciones y, a la vez, aumentar el monto de las actuales contribuciones a la seguridad social como aporte a la ANSES. En el mismo artículo, un magistrado sostiene que cualquier avance sobre la “intangibilidad de los ingresos” generará juicios contra el Estado ya que el artículo de la CN contempla a los jueces en actividad y también a los jubilados.

Por lo pronto, en Salta los tres Poderes del Estado y el Ministerio Público Fiscal avanzaron en el congelamiento de sus haberes por seis meses. Será cuestión de tiempo, si es que se presenta la decisión política, presenciar las reacciones ante una regulación estatal y no así una acción de “austeridad” o filantropía de carácter fugaz y no sostenida en el tiempo.

Fuente: Buffo