Salta

El Bermejo y el Pilcomayo siguen bajando

Ambas cuencas están perdiendo caudal

A más de dos semanas del comienzo del alerta por la crecida del río Pilcomayo, el agua comenzó a descender en los territorios inundados del norte provincial mientras los cauces de esa cuenca y la del río Bermejo empezaron a mostrar señales de descenso paulatino.

Según datos de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia, desde ayer se registra una baja en el Bermejo, mientras que la creciente está llegando a territorio formoseño. En la red de monitoreo de este cauce se conoció que las marcas dieron todas en baja, mientras que la mayor altura se midió en la estación Cuatro Cedros, donde se encontraba en 4,47 metros.

El ingeniero Oscar Dean, al frente del organismo, explicó además que todas las estaciones en Bolivia, desde donde baja el río, se encuentran en descenso y la creciente que pasó por Salta ahora está llegando a Formosa.

La buena noticia no modifica sin embargo el estado de alerta en el que continúa el norte, mientras se espera que las crecidas regresen antes del final del verano.

«Vamos a tener otras crecientes, normalmente se producen al final del ciclo estival, en la última quincena de febrero y primera de marzo. Este año se adelantaron y recién estamos llegando a la mitad del período estival. Sabemos que va a venir otra creciente, y que estamos en un proceso de Niña, donde llueve en lugares que antes no», explica el funcionario.

Con los suelos saturados y el agua, por poca que sea, que escurre con rapidez hacia los ríos, las precipitaciones en el norte boliviano impactarán en el escenario regional cada vez con mayor velocidad. «Ahora no se puede hacer trabajos de prevención, sino de monitoreo permanente», agrega.