Deportes

El Albo ganó y sigue prendido

Gimnasia derrotó a Altos Hornos Zapla por una nueva fecha del nonagonal y sigue prendido en la punta.

Gimnasia y Tiro goleó anoche 3 a 0 a Zapla en el Gigante del Norte cuando los espacios aparecieron y cuando su goleador se destapó, quedando a tiro del líder Sarmiento de Resistencia y recuperando su semblante en el nonagonal.

El albo fue superior a su rival en el primer tiempo. Hubo pressing, traslado, tenencia y protagonismo, aunque no encontró los caminos para traducir ese dominio en la red y esta vez no jugó a su favor aquella tendencia de los primeros partidos del ciclo Botella, que en la mayoría de los casos terminaba siendo determinante para ganar: la de ponerse rápidamente arriba en el marcador antes del primer tercio de la primera etapa (lo hizo ante Unión Villa Krause y en el clásico con Juventud en el Martearena).

Además de la imposibilidad para no poder golpear de entrada, también en parte por el cerrojo que le imponía un merengue que ya había sido vapuleado por el millonario en Copa Argentina, Gimnasia carecía de conexión entre líneas y esa falencia terminó haciéndolo padecer en las dos áreas, cuando atacaba y cuando lo atacaban. Porque la ausencia de peso ofensivo se explicaba en el hecho que sus hombres más «picantes» en función de ataque, Nicolás Aguirre y Juan Amieva, no gravitaban como suelen estar acostumbrados; el primero estaba impreciso con la pelota en cada resolución y el neuquino no podía evitar disimular su considerable inactividad en su regreso tras una complicada lesión, aunque mostró su jerarquía después.

A falta de incidencia de sus goleadores, lo mejor del albo en el primer período fue el vértigo de sus laterales y volantes (buen partido de Fabio Giménez, Iván Sequeira y Lautaro Ceratto) complicando por las bandas, constituyéndose éste en acierto del DT Botella, el de ubicar al santafesino como carrilero por derecha y al asociar al salteño con Sequeira por izquierda.

Por otra parte, los de la Vicente López padecían también otro síndrome de los últimos partidos: el escaso equilibrio entre ataque y defensa, que lo hizo transpirar en un par de contras a favor de la visita.

Para colmo, el juez Hernán Salado Paz también «jugaba» en detrimento del albo, como cuando omitió cobrar un claro penal tras un claro agarrón en el área de Abello a Fabio Giménez.

Pero en el complemento todo fue a pedir de Gimnasia. Apareció el «9», como una manera de justificar el apuro del cuerpo técnico por recuperarlo. El cañonero comenzaba con un presagio a los 2′, con su primera aparición en el partido, un cabezazo apenas desviado . Pero a los 5′ el Tanque recibió el balón de espaldas y fuera del área, se sacó con finta a su marcador de encima y definió con un sablazo preciso al palo izquierdo de López. Golazo. Era el 1 a 0 que abría otro partido para el albo.

Y así fue, porque, no solo las intenciones de Gimnasia causaban efecto y hacían daño pese a la intrascendencia de algunas individualidades, caso Aguirre; sino que también un Zapla urgido salió decidido a responder golpe por golpe a un equipo que no aún no logra otorgar tranquilidad en su última línea, pero cuando genera y ataca tiene sobrados recursos y con espacios a su favor te liquida.

Y mire si no tendrá sobrados recursos Gimnasia que, tras un par de sofocones, Motta dio muestras de su categoría al meter una caricia a la red con un zurdazo providencial desde fuera del área (33′). Y mire si no tendrá recursos que tiene al delantero más desequilibrante, que anoche fue clave para el triunfo, aún diezmado y en una pierna (Amieva). Y hasta Bellone, quien sentenció la goleada y en la primera bola que tuvo la mandó a guardar (41′) se le animó a la red, esa que hace no mucho tiempo atrás parecía quemar en la Vicente López. Así, hasta con floreo, terminó ganando el albo, transformando, lo que parecía ser un triunfo sufrido y reñido por los efectos de un equipo que parece partirse cuando lo atacan, en una victoria cómoda y holgada por su peso arriba.

Gimnasia ganó, goleó y recuperó a su mejor delantero. Eso es lo que importa.en un nonagonal en el que no hay que dar ventajas y primero hay que ganar, y en donde los errores pasan a convertirse en materia de estudio para el próximo partido.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com