Covid-19

El aislamiento social agravó la indefensión de las mujeres que sufren violencia de género

En las denuncias se refleja el calvario de quienes conviven las 24 horas con su agresor.

En las tres primeras semanas de cuarentena cumplidas desde el pasado 20 de marzo, cuando el gobierno dispuso el aislamiento social obligatorio para frenar los contagios del nuevo coronavirus, las llamadas y mensajes a distintos canales ayuda se multiplicaron por situaciones de violencia intrafamiliar y de género.

En marzo los llamados al 911, por episodios de violencia intrafamiliar, movieron 5.186 intervenciones policiales. En la primera semana de abril se sumaron otras 1.173 respuestas del sistema de seguridad, cerrando una media de 167 intervenciones diarias.

Estos registros fueron casi un 10% más elevados que los del mismo período de 2019, aunque en lo que respecta puntualmente a los casos de violencia de género las cifras quedaron muy por debajo. En efecto, entre las 529 intervenciones de marzo de 2019 y las 426 del mes pasado resalta una baja del 19%, que en el caso de la primera semana de abril se amplió al 54%, con solo 57 actuaciones frente a las 125 del mismo período del año pasado. La llamativa brecha, que en lo que va de la cuarentena mostró una media de 14 intervenciones diarias, lejos está de ser un síntoma de mejoría. Solo es un reflejo más de la silenciosa angustia con la que muchas mujeres sobrellevan el aislamiento obligadas a convivir con sus agresores mañana, tarde y noche bajo un mismo techo.

En la línea nacional 144, número habilitado para contener a mujeres en situaciones de violencia, la cuarentena impactó con un 39% más de llamadas. Con 276, Salta fue la tercera provincia desde donde más discados hubo, detrás de Buenos Aires y Córdoba. Al respecto, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, hizo notar que «están llamado muchos familiares».

Ese dato también reluce por estos días en los canales de asistencia habilitados por la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, a través del Polo Integral de las Mujeres, y la Subsecretaría de la Mujer del Municipio capitalino.

«En el actual contexto, de pandemia y aislamiento, la violencia de género no para», advirtió la secretaria de Derechos Humanos de Salta, Mariana Reyes, quien exhortó a la comunidad a «mantenerse atenta y unida» para ayudar a quien lo requiere.

La subsecretaria de la Mujer de la Municipalidad de Salta, Gabriela Gaspar, remarcó que el hecho de que sean familiares y no las víctimas directas quienes piden ayuda «pone en evidencia la mayor situación de riesgo en que se encuentran muchas mujeres que por la cuarentena deben convivir las 24 horas con su agresor».

El observatorio de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) informó que desde los inicios del aislamiento social hubo 21 femicidios en el país, con los que la ominosa cuenta de los primeros cien días del año se elevó a 82.

«Las cifras, una vez más, nos parecen alarmantes y entendemos que la situación se agravó con las medidas de aislamiento en los hogares», dijo la coordinadora de MuMaLá en Salta, Malvina Gareca.

«Vemos que más mujeres se encuentran en situación de riesgo al convivir con su agresor: un 25% del total de femicidios ocurrió durante la cuarentena», apuntó.

«Exigimos a las autoridades reforzar los mecanismos para el abordaje integral de esta problemática con medidas tales como la ayuda económica para la víctima, dispositivos de control electrónico sobre el agresor, aceleración de los procesos judiciales y efectividad de los mismos», detalló Gareca.

La abogada María Laura Postiglione, especialista en género y políticas públicas, recordó que el aislamiento social ha sido señalado siempre como uno de los mecanismos de control de quien ejerce violencia. «Producto de la pandemia, las familias se ven obligadas a mantenerse encerradas en los hogares y en consecuencia se genera un ambiente propicio para la violencia de género», indicó, tras subrayar que factores como la pobreza y el hacinamiento actúan como agravantes. «Por ello urge una adecuación de los dispositivos de asistencia a esta realidad, con perspectiva de género, para poder hacer cesar eficazmente las situaciones de violencia y evitar hechos futuros», concluyó.

El Polo de las Mujeres recibe 10 consultas diarias
Derechos Humanos desplegó en las redes sociales la campaña “No estás sola”

El Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia de la Provincia, a través del Polo Integral de las Mujeres, activó un plan de contingencia para asistir a personas afectadas por situaciones de violencia intrafamiliar y de género en el contexto de la cuarentena.

Los canales habilitados son el teléfono 387-5719316 y el correo electrónico polo.asistencia @gmail.com

La secretaria de Derechos Humanos, Mariana Reyes, precisó que “en la última semana se recibieron entre 8 y 10 consultas por día”. La asistencia dispuesta por la cartera incluye, en el plano social, la gestión de recursos materiales e insumos.

También comprende el armado de redes vinculares para la contención y el sostén de la mujer y sus niños y niñas.

En el plano legal, a su vez, el organismo brinda asesoramiento y articula respuestas con los juzgados, asesorías, defensorías y fiscalías de género. De hecho, muchas de las actuaciones abiertas en el Ministerio Público se motorizaron a través del Polo Integral de las Mujeres.

En referencia puntual a las mujeres que sufren la violencia machista, Reyes afirmó: “En cada acción encarada les recordamos que no están solas, que estamos aquí para prevenir, asistir y acompañar, y que el Estado está presente con el deber y compromiso de erradicar este flagelo para que podamos vivir una vida libre de violencia”.

La funcionaria exhortó a la comunidad a mantenerse “atenta y vigilante” para ayudar a quienes necesitan también del acompañamiento de familiares, personas allegadas, vecinas y vecinos, “porque no se trata de un problema personal o privado, sino de una violación a los derechos que tenemos cada una de nosotras”.

“No estás sola”

A través de las redes, el Polo desplegó la campaña “No estás sola”, como parte del plan de acción que cuenta con un equipo técnico de 45 profesionales y una red de hogares de protección dispuesta en la capital y las principales ciudades del interior para mujeres, niñas y niños que sufren situaciones de violencia intrafamiliar y de género. Reyes aclaró que la línea habilitada por el Polo Integral de las Mujeres funciona 8 a 20. Ante emergencias se debe contactar al 911 durante las 24 horas. De igual manera está habilitada las 24 horas la línea gratuita 144.

Alerta por las denuncias en fiscalías

Desde el inicio de la cuarentena hasta el pasado martes 7 de abril se radicaron en fiscalías de la provincia de Salta 270 denuncias por violencia género.

Del total, 154 correspondieron con el Distrito Judicial Centro,

40 al Distrito Judicial Tartagal, 32 al Distrito Judicial Orán, 27 al Distrito Judicial Sur de Metán y 17 al Distrito Judicial Sur de Anta.

La fiscal Claudia Geria, quien representa a las fiscalías de Violencia Familiar y de Género ante el Consejo Asesor de la Procuración General advirtió que “es una alerta que la cantidad de denuncias en cuarentena haya bajado a la mitad de las habituales”.

Fuente: ElTribuno