Deportes

Deudas en Gimnasia y Tiro tras el descenso

Hay atrasos en sueldos de hasta dos meses y medio en algunos casos. Con otros jugadores sí hubo arreglo.

Pasó una temporada caótica para Gimnasia y Tiro con el fracaso futbolístico más grande y que no estaba en los planes de muchos, como lo fue el estrepitoso descenso al Regional Amateur, tras una sucesión de desaciertos dirigenciales, malas elecciones de los entrenadores y también con una cuota de responsabilidad de parte de los futbolistas, aquellos que sentenciaron en cancha una pérdida de categoría que podría haberse evitado. Sin embargo, percibir en forma sus salarios es un derecho primordial que algunos de ellos por ahora no pueden gozar en plenitud, y esto sí es responsabilidad plena de los directivos del albo.

Si bien la dirigencia de Gimnasia, tras el fracaso deportivo, finiquitó la desvinculación de varios jugadores y logró llegar a un buen arreglo con algunos, como el caso de Ezequiel Riera, a quien le saldaron la deuda con un cheque, o como Joaquín Iturrieta y los futbolistas locales que formaron parte del último proceso, otros jugadores aún están varados en Salta y no pueden retornar a sus hogares porque están esperando que les abonen parte o la totalidad de los haberes atrasados.

Según pudo averiguar, en algunos casos la deuda asciende a dos meses y medio de sueldo (febrero, marzo y la parte de abril que les corresponde hasta el fin de la competencia).

“Quiero aclarar que no vi ninguna mala predisposición de la dirigencia, no se esconden, nos hablan de frente y eso es bueno. Solo estoy esperando cobrar para poder irme a mi lugar de origen. Lo que nos pasó, lo del descenso, fue y es incómodo para todos, nos dolió. Pero uno necesita tener una solución porque hay familias, hay necesidades y espero que se resuelva pronto”, expresó en diálogo con este medio uno de los futbolistas foráneos del último plantel, cuya identidad preservaremos por lógica razón.

En otro orden, quien es un hecho que buscará nuevos horizontes en otra categoría es Joaquín Mateo, que firmó con un conocido representante y espera ofertas de otros clubes.

Fuente:  El Tribuno