Policiales

Detuvieron a un homicida salteño en Bolivia

Mató a una joven de 16 años y se fugó a Bolivia, donde cayó detenido por robo calificado.En el vecino país había cambiado su identidad. El viernes fue liberado y apresado en Salta.

 

 

Un hombre que actualmente tiene 28 años estaba prófugo de la Justicia argentina desde el 2012, tras matar a una joven de 16 años en Pichanal. Conocedor de la zona fronteriza, se escondió de las autoridades nacionales en Bolivia, allí utilizó una falsa identidad, cayó preso por robo calificado y el viernes debía quedar en libertad. Sin embargo, investigadores del norte salteño y bolivianos intercambiaron información y datos, descubriendo que se trata de un sujeto buscado por homicidio. Deportado a este país, quedó detenido el mismo viernes luego de pasar el puente internacional en Salvador Mazza acompañado por autoridades de Migraciones del vecino país.

 

El hecho bien podría ser considerado para una saga fílmica tan en boga en los últimos tiempos. Con 22 años y luego de asesinar a una adolescente de 16, el joven delincuente se las ingenió no solo para escapar de la policía y de áreas investigativas de la provincia, sino que también cambió de identidad en Bolivia, donde trataba de comenzar de nuevo. Al cabo de dos años del crimen en perjuicio de Natalia Neomí Velarde, en la localidad salteña de Pichanal, ya con nacionalidad boliviana, cayó detenido y acusado del delito de «robo calificado».

 

El joven asesino logró burlar la seguridad fronteriza y cruzar a Bolivia en su condición de «prófugo de la Justicia», porque además de no tratarse de una tarea imposible el muchacho tiene un conocimiento acabado de las diferentes zonas fronterizas que están al margen de la ley. Apremiado por la situación, no tuvo inconvenientes en pasar la frontera caliente. En Bolivia dejó de ser Baltazar N. para pasar a llamarse Darío N. sin que nadie supiera de sus fechorías en este país.

 

En medio de una larga y minuciosa investigación, las fuerzas de seguridad provinciales y nacionales fueron descubriendo diversos aspectos del homicida, un hombre con antecedentes. Previo al femicidio cometido en Pichanal, Baltazar N. se había enfrentado a los tiros en dos oportunidades con agentes de la Policía, hechos ocurridos en las localidades de Embarcación y Dragones, entre otros antecedentes delictivos. En el ámbito familiar, uno de sus hermanos también cuenta con antecedentes por homicidio en contra de su pareja, a la que acuchilló en un hecho sucedido en Dragones.

 

Crimen y cambio de identidad’

 

El crimen de la joven Natalia Noemi Velarde ocurrió en enero de 2012, fecha en que el femicida se dio a la fuga y logró cruzar a Bolivia. Dos días antes de esa trágica jornada la víctima se había trasladado de Dragones, localidad de donde era oriunda, a Pichanal, donde conoció a Baltazar N. El 6 de enero el acusado se encontró con la adolescente en el barrio San Antonio de Pichanal, cerca de las 23.30, la menor recibió dos disparos.

 

Una vez en tierra boliviana, Baltazar N. cambió su identidad para no ser descubierto como el asesino de una adolescente en Salta. Al cabo de dos años del homicidio, en 2014, y con identidad boliviana, dado que pasó a llamarse Darío N., volvió a delinquir pero esta vez fue detenido.

 

Sentenciado a cuatro años de prisión efectiva en el vecino país, tras cumplir la condena el viernes últimos tenía que comenzar a disfrutar de la libertad. Fue trasladado por autoridades bolivianas de Migraciones, cruzaron el puente internacional de Salvador Mazza, donde del lado argentino lo esperaban los investigadores norteños para detenerlo. Dado que la ley penal no tiene efectos retroactivos, el asesino de Velarde será juzgado sin el agravante de femicidio.

 

 

 

Baltazar sería juzgado sin el agravante

 

Dado el efecto irretroactivo de la ley penal, uno de sus principios fundamentales, la ley se aplicará desde la fecha que fue promulgada en adelante, no puede aplicarse en hechos pretéritos.

El principio elemental de la Justicia penal es el “principio de irretroactividad” de la ley. Circunstancialmente puede haber cierta retroactividad por aplicación del principio de la ley más benigna respecto al acusado, se trata de otra situación, en el caso de Baltazar N. no podrá ser juzgado con el agravante del femicidio, dado que esto fue aplicado de manera posterior al crimen.

El primer caso con el agravante del “femicidio” en la provincia se dictó en octubre de 2014, en la condena a cadena perpetua que Ramón Ávila recibió por asesinar a Norma Argentina Ledesma (45) en el barrio San Cayetano de El Bordo.

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com