Furia y violencia

Destrozó a palazos el auto del esposo que estaba con la amante

Ocurrió en Río Gallegos, capital de Santa Cruz. Estimaron que el costo de los arreglos ronda los 300 mil pesos.

Una mujer destrozó a palazos el Hyundai Genesis Coupe de su esposo para vengarse. El vehículo estaba estacionado en la puerta del Hotel Patagonia, de Río Gallegos donde el hombre se encontraba con su amante. El momento fue registrado por el teléfono celular de uno de los empleados del lugar.

En las imágenes se puede ver cuando la mujer llegó al establecimiento en un vehículo de color blanco, frenó al lado del auto de su marido, se bajó y le dio al menos veinte palazos. Prácticamente no quedó parte del vehículo sin golpear: techo, capot y los cuatro costados sufrieron el ataque violento.

La mujer estaba así de enojada porque su marido estaba “con una mina, ahí arriba”, haciendo referencia a una habitación del hotel, según explicó al personal de seguridad que se acercó a calmar las aguas. Juntos tienen tres hijos, contó ella.

“Te cagaste en tus hijos y en tu mujer, hijo de mil punta… Destruiste una familia”, le gritó desde la puerta del hotel, contenida por personal de seguridad local. “Te voy a hacer una denuncia penal. No vuelvas a la casa porque te voy a matar”, amenazó antes de irse detenida. Pasó la noche en la comisaría.

Según informó La Opinión Austral, la policía golpeó la puerta de la habitación del hombre para notificarle la situación. Él salió apurado, con el torso desnudo (sólo tenía puesto un jean) y una botella de champagne en la mano derecha. Cuando vio las cámaras de seguridad, dijo: “La reconozco. Es mi ex”, dijo.

Al rato, la mujer regresó para increparlo: «¡Destruiste una familia!», le gritó desde afuera. Él le respondió de manera violenta, sin soltar la botella de Extra Brut . De inmediato, la detuvieron y la trasladaron a la comisaría Primera, donde tras pasar la noche entera, recuperó la calma y fue liberada. El arreglo del auto está estimado en unos 300.000 pesos , según informaron al medio local.

Fuente: El Tribuno