Confirmado por expertos

Derribando mitos: los barbijos caseros no causan falta de oxígeno

Alteran la comodidad para respirar, pero no producen intoxicación. Si al salir a la calle no cubren la nariz, es lo mismo que nada.

Se hizo correr una fake news que advertía por las redes que el uso prolongado de barbijos caseros causaba hipoxia, es decir, disminución de oxígeno en la sangre, porque supuestamente el aire ya respirado se convertía en dióxido de carbono y al quedar atrapado dentro de la tela, se volvía a respirar. Eso es falso.

«El barbijo adecuado no evita el paso normal de los gases, sí de las gotas y los aerosoles, por eso protegen. Se puede respirar normalmente, porque el aire puede pasar», aclara el doctor Ariel Guerrero (M.N. 83.224).

Los materiales usados para los tapabocas son lo suficientemente porosos como para permitir el paso de moléculas de gas como el dióxido de carbono y el oxígeno. Los cirujanos, por ejemplo, usan barbijos durante horas sin efectos nocivos. Un tapaboca de tela no protege del todo de la inhalación del virus, pero al alterar su flujo de exhalación tiende a evitar que las secreciones se dispersen en el ambiente. Por esto, si se sale a la calle y no se cubre la nariz, es lo mismo que nada.

«No se recomienda el uso ajustado cuando uno está, por ejemplo, manejando. Tampoco es normal tenerlo muchas horas. Por más que la persona atienda un comercio, tiene que tener momentos para quitárselo siempre con los recaudos necesarios para no contaminarse», sugiere Guerrero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: TN