Argentina

¿Cuánto valdrán los autos después de la devaluación?

En el amuerzo de fin de año, directivos de Acara estimaron que los autos ya se ajustaron en dólares; admiten sobrecostos por la falta de oferta pero en casos puntuales.

La fuerte expectativa de devaluación y el impacto de ese corrimiento cambiario en el precio de los bienes, sobre todo los altamente dolarizados, ya es un tema de discusión nacional. Pero en el caso de los autos, los concesionarios -encargados del punto de venta final- estimaron que con un dólar a $ 15 los valores de los vehículos no deberían sufrir alteraciones.
Se trata de un claro mensaje a las terminales automotrices para que contengan la escalada de precios con la expectativa de mejorar el alicaído consumo en el sector justo en momentos en que los concesionarios creen que volverán a tener oferta de mercadería para mostrar en sus vidrieras. Las terminales son las encargadas de la producción e importación de autos e insumos. Más del 50% de un vehículo es importado, por lo tanto, es un bien altamente atado al precio del dólar. Esto implica que una devaluación tendría un impacto casi inmediato.

Sin embargo, las dueños de los puntos de venta estimaron que, en los últimos años, los precios en dólares de los automóviles en la Argentina ya cubren la devaluación por llegar.
Según los empresarios, los autos aumentaron entre 1,2% y 1,5% por mes (el precio de lista). Obviamente, es el mismo porcentaje que comunican las terminales. De acuerdo a un informe de la consultora Economía & Regiones, en noviembre el precio de lista promedio de los diez autos más vendidos en la Argentina tuvo un alza interanual de 27,6 por ciento. Se trata de un número similar a la inflación acumulada en los últimos doce meses. La rentabilidad promedio de los concesionarios es del 14%, señalaron hoy los ejecutivos de Acara -la cámara que los agrupa- en el almuerzo de fin de año que realizaron este mediodía.

Siempre teniendo en consideración los precios de lista (los que llegan directamente de la fábrica), en noviembre -en la medida interanual- los mayores incrementos entre los autos más vendidos los sufrieron: el Fiat Palio (40%), el Chevrolet Classic (31,6%) y el Toyota Ethios (29,9%). Estos números también corresponden a la consultora Economía & Regiones.

Click Aqui
No obstante, y ante una pregunta de LA NACION, los empresarios admitieron que en algunos puntos de ventas se dieron grandes sobreprecios con relación a los valores de lista. Igualmente, descartaron que fuera algo generalizado más allá de las quejas que se multiplican entre los clientes. «Si cinco personas quieren comprar y hay un sólo auto…», dejó picando el dueño de una concesionaria ante la relación entre la falta de oferta y los sobreprecios.

«El auto acumula aumentos en dólares muy grandes en los últimos tres o cuatro años. Si el dólar se va a 15 pesos no debería aumentar el precio del auto», indicó Rubén Beato, secretario de Acara. El presidente de la institutición, Abel Bomrad, estaba de viaje.

Para fines de este año, los comercializadores prevén patentamientos totales por 632.000 unidades. En tanto, para el año que viene pronostican una situación similar o levemente inferior. Entre ellos se esperanzaban con que el nuevo gobierno revise el impuesto a los autos de alta gama, que vence el 31 de este mes y revea la posibilidad de desgravar de ganancias de cuarta categoría el leasing, mecanismo al cual auguran un buen futuro cercano.

«Este fue un año bueno», indicaron a pesar de que faltó mucha oferta por la escasez de dólares que afectó a las terminales, tanto para importar productos finales como para traer insumos para la producción. Justamente, esa situación y la falta de aprobación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) en las últimas semanas ya están paralizando la producción.

«Desde hace dos meses no nos aprueban DJAI’s de autos y los depósitos fiscales están colapsados. Hay tres barcos que no pueden amarrar y descargar autos ni llevarse aquellos para exportar», señalaron desde las terminales. «Esto va a tener un impacto fuerte en enero», agregó.

Tanto las terminales como los autopartistas -indicaron en el sector- venían hace meses trabajando sin stock y con el just in time. El parate en las autorizaciones para importar ya provocó más problemas en algunas fábricas en Córodoba y Zárate.
Fuente: La Nación

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com