Ya se comenzó a rendir tributos a la Virgen

Comenzó el rezo de la novena a la Virgen de Perpetuo Socorro

Durante nueve días, devotos y creyentes de toda la provincia honrarán a la también llamada Virgen Gaucha. El rezo comenzó ayer y se extenderá hasta el sábado 6 de julio y el domingo 7 se realizará la procesión y santa misa frente de la Legislatura provincial. Al finalizar desfilarán los gauchos en su honor.

La comunidad de la ciudad de Salta comenzó desde el viernes 28 de junio a rendir tributos a la Virgen de Perpetuo Socorro con el rezo del novenario en la iglesia San Alfonso, Leguizamón Nº 812. De este modo se revive la fe de los salteños, a los que se añadirán turistas y peregrinos de todas las latitudes. Los gauchos de los diferentes fortines serán los responsables de su custodia hasta la procesión inclusive.

Día a día se sumarán hasta la jornada central que se cumplirá el domingo 7 de julio, cuando se renovará el Pacto de fidelidad. Salta vivirá una vez más un acontecimiento multitudinario, el tercero más convocante después de la procesión del Milagro y del Señor de Sumalao, que prevé la llegada de gauchos peregrinos de todos los fortines de la provincia.
MISA Y REZO DE NOVENA
Viernes 28 de junio al sábado 6 de julio
Misa con rezo de la Novena diariamente a las 7 – 8.30 – 10 – 11.30 – 15 – 16.30 – 18 – 19.30 y 21.

Confesiones todos los días de 7 a 12 y de 15 a 22

DOMINGO 7 DE JULIO
Solemne Fiesta y Procesión en honor de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro
Misas a las 6 – 7 -8 – 9 -10 y 11

Procesión comienza a las 15.30 por calle: Leguizamón, Sarmiento, Belgrano, Balcarce, Leguizamón y Mitre.

Misa frente a la Legislatura a las 17.30
Desfile de Instituciones y Fortines Gauchos

Misa en el templo a las 20.30 horas

Historia
Una de las imágenes más conocidas sobre María es la virgen del Perpetuo Socorro. Esta virgen, como su nombre lo indica, representa el auxilio que da María no solo a quienes la buscan, sino a toda la humanidad. Es una de las tantas representaciones que se hace de María, la madre de Jesús, en el mundo cristiano, sobre todo, en la Iglesia Católica, así como en la ortodoxa.
Se dice que en el siglo XV un comerciante adinerado del Mar Mediterráneo tenía la pintura del Perpetuo Socorro, aunque se desconoce el cómo llegó a sus manos. Para proteger el cuadro de ser destruido, decidió llevarlo a Italia y en la travesía se desató una terrible tormenta.

El comerciante tomó el cuadro en alto, pidió socorro y el mar se calmó. Estando ya en Roma, él tenía un amigo, a quien le mostró el cuadro y le dijo que un día el mundo entero rendiría homenaje a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.
Después de un tiempo, el mercader enfermó y, antes de morir, le hizo prometer a su amigo que colocaría la pintura en una iglesia ilustre. Sin embargo, la esposa del amigo se encariño con la pintura y este no realizó su promesa.

Nuestra Señora se le apareció al hombre en varias ocasiones pidiéndole cumpliera, pero al no querer disgustar a su mujer, enfermó y murió. Más adelante la Virgen habló con la hija de seis años y le dio el mismo mensaje de que deseaba que el cuadro fuera puesto en una iglesia. La pequeña fue y se lo contó a su madre.
La mamá se asustó y a una vecina que se burló de lo ocurrido le vinieron unos dolores tan fuertes que solo se alivió cuando invocó arrepentida la ayuda de la Virgen y tocó el cuadro. Nuestra Señora se volvió a aparecer a la niña y le dijo que la pintura debía ser puesta en la iglesia de San Mateo, que quedaba entre las Basílicas Santa María la Mayor y San Juan de Letrán. Finalmente, así se hizo y se obraron grandes milagros.

Siglos después, Napoleón destruyó muchas iglesias, entre ellas la de San Mateo, pero un padre agustino logró llevarse secretamente el cuadro y más adelante fue colocado en una capilla agustiniana en Posterula.
Los Redentoristas construyen la Iglesia de San Alfonso sobre las ruinas de la iglesia de San Mateo y en sus investigaciones descubrieron que antes ahí estaba el milagroso cuadro de del Perpetuo Socorro y que lo tenían los Agustinos. Gracias a un sacerdote jesuita conocieron el deseo de la Virgen de ser honrada en ese lugar.
Es así que el superior de los Redentoristas solicitó al Beato Pío IX, quien dispuso que el cuadro fuera devuelto a la Iglesia entre Santa María la Mayor y San Juan de Letrán. Asimismo, encargó a los Redentoristas que hicieran que Nuestra Señora del Perpetuo Socorro fuera conocida.
Los Agustinos, una vez que supieron la historia y el deseo del Pontífice, gustosos devolvieron la imagen mariana para complacer a la Virgen.
Hoy en día la devoción a Nuestra Señora del perpetuo Socorro se ha expandido por diversos lugares, construyéndose iglesias y santuarios en su honor. Su retrato es conocido y venerado en todas partes del mundo.

VIRGEN DE PERPETUO SOCORRO
Y SUS ESCOLTAS GAUCHOS

La presencia histórica de los gauchos salteños en la fiesta del Perpetuo Socorro nace en la década del ’40.
El misionero redentorista Armando Tisken, convocó a la gente de los pueblos que se encontraban cercanos a Salta y en los cuales habían misionado los redentoristas, a que participaran de las fiestas en honor a la Virgen del Perpetuo Socorro en la capital.
Por aquellos años, la gente se movilizaba a caballo, así es que, escoltando la imagen de Nuestra Madre a la Capital, nacen Los Caballeros de la Virgen, formación que existe hasta nuestros días y que permitió que la tradición se extienda hacia otros lugares donde la Madre del Perpetuo Socorro es venerada.
En las “Crónicas de la casa” de los redentoristas en Salta, un escrito hace referencia a la llegada de los fortines a la fiesta del Perpetuo Socorro en el año 1934: “De mano de estos gauchos, José Solís Pizarro, el Rev. Padre Tisken y el Dr. José María Zambrano; nace la tradición de asistir, año tras año, a desfilar como signo del agradecimiento que sienten los gauchos por el Perpetuo Socorro de María, en sus arduas tareas diarias.”

Continúa el texto: “Es así que comienza la historia de amor incondicional entre Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro y los gauchos salteños, es en estos corazones solidarios y generosos, que la imagen de la madrecita santa queda grabada a fuego; reconocen la acción; el Perpetuo Socorro en sus vidas.”

Un ejemplar de “La Voz de Atocha” de agosto de 1949 también se refiere a las primeras peregrinaciones gauchas, reconociendo al misionero redentorista Padre Tisken, al “poeta de Atocha” José Solís Pizarro y al Dr. José María Zambrano como “los fundadores de la procesión gaucha de la Virgen del Perpetuo Socorro de Salta. Se inició con la presencia de trece paisanos en junio de 1933, y ahora pasa de cuatrocientos gauchos que acompañan y dan colorido a la procesión típica.”

La fiesta del Perpetuo Socorro es actualmente una fiesta gaucha, el Santuario del Perpetuo Socorro recibe a numerosos fortines que visitan a María celebrando la presencia de Dios en sus vidas.

Fuente: ExpresoDeSalta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com