ELECCIONES 2019

Comenzó con toda la fuerza la carrera electoral

Las candidaturas que se conozcan el próximo sábado y la sustentabilidad de las alianzas irán acelerando tensiones y definiciones.

Planteadas las alianzas ante la Justicia Electoral, la carrera electoral comienza a marcar un ritmo donde no faltan las incógnitas.

En nuestra provincia se observan dos tensiones: por una parte, la elección de gobernador está cada vez más provincializada; además, aunque el calendario electoral local es de largo plazo, las definiciones de las fórmulas presidenciales inciden, y mucho, en el escenario local.

Ante la opinión pública las dos fórmulas decisivas son Macri Pichetto y Fernández Fernández. En Salta, el lanzamiento de Juan Manuel Urtubey como vice de Roberto Lavagna alcanzó enorme resonancia.

Hasta el sábado 22, al menos, estos serán los nombres propios que protagonizarán la contienda, aunque con la sucesión de sorpresas de los últimos días, hasta que las fórmulas no estén presentadas se mantendrá una cuota de suspenso.

Tensiones abundantes

En la versión local de Unión con Todos no hay dudas. Sergio Leavy apoyará a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina. Aún no definió el nombre de su compañera de binomio y la expectativa estará puesta en las boletas de senadores y diputados que se presentarán el sábado. La fuerza del voto kirchnerista obra a su favor, entre otras cosas, porque es un grupo con pocos vaivenes- aunque disminuida por el desdoblamiento electoral en Salta, que les impide compartir una boleta de enorme peso.

Por otra parte, Alfredo Olmedo y Gustavo Sáenz ratificaron la decisión de compartir espacio y decidir la conformación de la fórmula en las elecciones primarias. Olmedo estima que entre ambos ya superan ampliamente el 50% de la intención de votos, aunque no hay encuestas oficiales que respalden la presunción.

“Yo sigo en la provincia y no tengo otro compromiso que el que asumí con los salteños. No me ato a la suerte de ningún candidato nacional y mi objetivo es que en Salta haya trabajo, seguridad, educación y respeto a los padres, los policías y los maestros”, reseñó.

Sorpresa en el municipio

La implosión de Alternativa Federal, tras las deserciones de Sergio Massa y Miguel Pichetto, debilitó la posibilidad de una “vía del medio”. Lavagna y Urtubey acordaron compartir una fórmula para mantener la expectativa de quienes “no quieren volver al pasado ni prolongar el presente”.

Gustavo Sáenz decidió mantener su compromiso con el proyecto presidencial de Urtubey, reducido ahora a una candidatura a la vicepresidencia. Al igual que Olmedo, Sáenz prefiere circunscribir su campaña al ámbito provincial pero sin pelearse con nadie.

No es fácil. Entre sus colaboradores, tanto los de los tres partidos de Un cambio para Salta que se anotaron en Consenso 2030 como los cuatro que se mantuvieron en el macrismo, muchos sostienen que “está todo acordado con la Casa Rosada”. Sáenz no se puede pelear con Macri, y a Macri no le conviene pelear con Sáenz. Este asegura, además, que no tiene intención de imponer candidatos a legisladores nacionales en las filas del urtubeicismo. Pero entre los suyos no falta quien insinúe que después de las PASO nacionales trabajará para la reelección del presidente.

La diputada del PRO, Gladys Moisés, consideró “inexplicable” la decisión de Sáenz al brindar “su apoyo a Lavagna, cuando desde que asumió contó con la ayuda incondicional del Gobierno nacional para la reforma del centro urbano y obras hídricas importantísimas”. La legisladora metanense añadió que “no conozco un gobierno nacional que haya hecho tanto por Salta”.

También hubo explícita irritación entre los radicales. El presidente del Comité Provincial Mario Mimessi sostuvo que se trata de “una ambigedad electoral”. Algunos correligionarios, que prefieren no expresarse en público, destacaron que “resulta sorprendente que alguien que aspira a ser gobernador no tenga en cuenta que el gobierno de Macri aumentó en serio la coparticipación real de las provincias, cosa que los actuales gobernadores saben, además de obras concretas que recibió la ciudad”. Añaden que “cada uno es responsable de la identidad política que construye” y sostienen que “es un error pensar que adoptando posiciones híbridas se podrá escapar de la polarización”.

Claro que, frente a esta posición, Sáenz informa que el 1 de julio estará el ministro Rogelio Frigerio para inaugurar las obras del centro de la ciudad. Y varios de sus funcionarios, entre ellos el jefe de Gabinete Luis María García Salado, aseguran que “está todo acordado con el gobierno nacional”.

“Acompañar a Urtubey como vice de Lavagna es garantizar la vigencia de una alternativa a la grieta”, dicen.

Todos los protagonistas de la elección coinciden en que ningún candidato provincial puede garantizar los votos a un presidenciable, ni viceversa. Pero ni unos ni otros pueden ignorarse mutuamente. En octubre y noviembre, Salta y el país definirán sus autoridades por cuatro años y por ahora, cualquier pronóstico es aventurado.

 

Fuente: El Tribuno

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com