Imágenes impresionantes

Colapsó el puente de hielo del glaciar Perito Moreno

El puente de hielo colapsó con pocos testigos, minutos después de las 20, cuando el Parque Nacional Los Glaciares ya había cerrado, y en las pasarelas solo permanecían algunos pocos turistas rezagados.

El glaciar Perito Moreno lo hizo otra vez: el puente de hielo colapsó con pocos testigos, minutos después de las 20, cuando el Parque Nacional Los Glaciares ya había cerrado, y en las pasarelas solo permanecían algunos pocos turistas rezagados.  De este modo, el glaciar puso punto final a un proceso de ruptura inusual que se extendió durante cinco semanas, desde que se registraran las primeras filtraciones de agua en el dique de hielo.

La caída del puente de hielo fue confirmada por el intendente del parque, Germán Solveira, quien fue informado por los guardaparques que viven en la seccional ubicada a metros del glaciar.

El séptimo proceso de ruptura del siglo fue distinto a todos los demás, ya que a diferencia de lo ocurrido en 2004, 2006, 2008, 2012, 2016 y 2018, que el colapso del puente se daba entre las 48 y 72 horas de las primeras filtraciones, esta vez el proceso se extendió por cinco semanas.

El 20 de noviembre los guardaparques confirmaron la primeras filtraciones del puente de hielo y empezó un proceso inédito para esta época del año, dado que de las seis rupturas anteriores cinco ocurrieron en marzo y solo una en julio (2008). Las características especiales de este proceso se dieron dado que hubo por lo menos cuatro veces menos de metros cúbicos de agua acumulada en el dique natural de agua que se conforma sobre el Brazo Rico Sur con respecto al año 2018.

El armado del puente de hielo llevó varias semanas, dado que los primeros días el agua pasaba con poca intensidad. Cuando las filtraciones empezaron el agua pasaba sin fuerza, por lo que los desprendimientos fueron esporádicos. Cuando el dique de hielo interrumpe el paso del agua, una serie de reglas métricas va midiendo el ascenso del agua cuando el lago queda endicado; de acuerdo con esa medición, el nivel en el Brazo Rico había alcanzado los 3,50 metros en el ingreso en el Parque Nacional Los Glaciares, muy lejos de los 14,40 metros alcanzados en 2018, que el proceso se dio en marzo.

A diferencia de la mayoría de los glaciares en el mundo, el Perito Moreno es un glaciar en equilibrio, no está en retroceso como el Upsala o el Viedma. Por esta razón, en ocasiones, forma un dique natural de hielo, interrumpiendo el paso del agua del Brazo Rico sur al canal de los Témpanos.

La repetición del proceso de ruptura es una demostración que el glaciar está en equilibrio, dado que el muro se forma cuando el glaciar avanza hacia la tierra, y en ese camino interrumpe los dos lagos. Aún cuando el proceso es esperado, no deja de ser impredecible el momento en que el dique final colapsará.

Con la caída el glaciar inició ahora un nuevo proceso, el de reacomodarse para volver a encontrarse con la tierra.

Fuente: La Nación / México City / Télam