Espectáculos

Cindy Crawford anunció que se retira del modelaje

A poco de cumplir 50, la estrella de las pasarelas decidió dar un paso al costado

Cindy Crawford (49) está pensando en acogerse a la jubilación anticipada. Una de las top model por excelencia, reina de un triunvirato compartido con Naomi Campbell y Claudia Schiffer, ha anunciado que dejará de posar ante las cámaras después de tres décadas frente al objetivo. Una noticia que, debido al revuelo que ha causado desde su publicación, no ha tenido más remedio que matizar la propia ‘top’ en sus redes, donde ha asegurado que, aunque cada año se plantea dejar de trabajar para estar con su familia, su pasión por la moda puede más y, por el momento, no dejará de trabajar. En cualquier caso, Crawford puede abandonar su carrera de modelo, sus negocios fuera de la moda han sido bastante más rentables que los beneficios que le ha reportado la pasarela.

Cindy Crawford es una empresa en sí misma. Ya lo demostró en los 90, cuando comenzó a rentabilizar su cuerpo transformándose en la entrenadora personal de cualquier ama de casa del mundo. Cindy no dudó en ponerse un chándal a lo Eva Nasarre y vender cintas VHS en las que compartía su rutina de aeróbic. Bajo el nombre, The Next Challenge Workout, la top batió récords de ventas con sus rutinas de ejercicios «para cuando tengas un ratito en casa», como decía en las mismas. Los VHS de Cindy evolucionaron en DVD y todavía se venden en Amazon por un precio medio de 50 dólares (unos 45 euros).

Ese fue uno de los primeros negocios de una supermodelo que con sus empresaspuede cubrir casi todas las necesidades de cualquier mujer. Para ejercitarse, use sus vídeos; para estar guapa, compre sus cremas; para tener una casa bonita, compre sus muebles; para conocer a su familia, vea su reality show… Muchos negocios que han conseguido que Cindy tenga unos beneficios anuales de 228 millones de euros, según ha publicado la revista especializada Forbes.

Todo está tan medido en el universo de negocios de Cindy, que ha anunciado su ‘jubilación’ mientras promociona Becoming, su libro de memorias, que llega con su despedida como modelo y 16 años después de que abandonara las pasarelas.

Fue en el año 2000 cuando la modelo decidió dejar de desfilar, aunque siguió colaborando con publicaciones y campañas de moda. Ha protagonizado más de 1.000 portadas y es la protagonista junto a Campbell y Schiffer de la última campaña de Balmain, trabajos que han aumentado su patrimonio.

En el año 2005 Cindy afianzó su lado empresarial con dos lanzamientos. Unamarca de cosméticos llamada Meaningful Beauty, y su marca de muebles, Cindy Crawford Home Collection. Estos dos negocios, sumados a los beneficios de ventas de sus memorias, que aún no están traducidas al castellano, permiten a Crawford jubilarse.

 

Pero su imperio no se sostiene solo. Desde 1998 Cindy está casada con Rande Gerber (53), padre de sus dos hijos. Él, empresario de la industria del entretenimiento, está centrado en el negocio del ocio nocturno, tiene dos bares en Miami y el verano pasado se asoció con su mejor amigo, George Clooney, y presentaron Casamigos, su tequila ‘ultrapremium’.

Unos días antes del lanzamiento del tequila de su marido, Crawford demostró quetambién vale como agente inmobiliaria. En el 2014 la modelo invirtió en una vivienda en Malibú por la que pagó 3,6 millones de euros. Un año después la vendió por 11 millones reformada.

Cindy puede estar tranquila, su abandono de la moda no va a disminuir su patrimonio.

 

Fuente: El Mundo