Virales

Científicos confirman que el dinero sí da la felicidad

Existe una cantidad ideal que podemos ganar al año para sentirnos emocionalmente satisfechos.

Son muchos los estudios que intentan demostrar de forma empírica si algo tan simple y material como el dinero puede ser el ‘elixir’ de la felicidad eterna del ser humano. Si formulamos la pregunta a alguien, muchos afirmarán que «el dinero no compra la dicha de la persona». Sin embargo, otros muchos añadirán a su respuesta un tímido «…pero ayuda».

En el selecto mundo de los millonarios, un grupo de científicos ha estudiado cómo varía la felicidad de la persona en relación al origen de su fortuna. Los resultados, obtenidos a partir de dos muestras de 4.000 personas, muestran que, como es de esperar, a mayor riqueza, mayor felicidad, pero esta debe ser exageradamente grande para alegrar a la persona. Ahora bien, los millonarios o millonarias que hayan ganado su fortuna por méritos propios será significativamente más feliz que aquel o aquella que la ha heredado. Por tanto, según este caso se confirma que de una forma u otra el dinero da, en mayor o menor medida, algo de felicidad.

El patrimonio, el poder y la riqueza han sido siempre un motivo de debate entre las personas; y a lo largo de la historia, el verdadero motivo de los conflictos más importantes. Por eso, no es de extrañar que despierte la curiosidad de científicos, psicólogos, antropólogos, etc, e intenten probar lícitamente cómo nos afecta. Y es que, ¿qué tiene el dinero que nubla el juicio humano?

Un estudio anterior de la Universidad Case Western (EE.UU.) determinó que, estadísticamente hablando, los ingreso del hogar están fuertemente relacionados con el bienestar emocional y la evaluación de una persona sobre su propia calidad de vida. Para este se utilizaron los datos de individuos a lo largo del tiempo para demostrar que los ingresos pueden causar una reducción en las emociones negativas. También descubrió que un aumento en los ingresos puede reducir la incidencia de enfermedades mentales graves. Así que, en este caso, el dinero sí es determinante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Fuente: DiarioUno