Argentina

«Chicho» Serna y la viuda de Pablo Escobar deberán explicar su nexo con una banda que lavó dinero narco

El ex jugador de Boca fue llamado a indagatoria para el 4 de mayo.

La caja estaba llena de papeles y llevaba un rotulo prometedor: «No Tocar Mateo». Secuestrada en septiembre pasado en la casa del abogado Mateo Corvo Dolcet (53) en el country Ayres de Pilar, su contenido cumplió ampliamente con las expectativas de los investigadores. Sumó una pista caliente en la causa sobre la llamada «Banda del Café de los Angelitos», en la que Corvo Dolcet terminó detenido y procesado por lavar dinero del capo narco colombiano José Piedrahita Ceballos.

Esa caja, la que Corvo no quería que nadie tocara, metió de cabeza en la lista de sospechosos del caso a la viuda de Pablo Escobar Gaviria (fallecido capo del Cartel de Medellín) y a su hijo. Y hoy la situación legal de ambos pasó de «sospechosos» a «imputados».

Luego de un dictamen presentado a fines de marzo por la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), y de que el jueves la Cámara de Apelaciones confirmara todo lo actuado, este viernes el juez federal de Morón Néstor Barral llamó a declaración indagatoria a María Isabel Santos Caballero (57) y Juan Sebastián Marroquín Santos (40) como partícipes necesarios del delito de lavado de dinero del narcotráfico.

Deberán declarar durante la primera quincena de mayo. En el paquete también cayó el ex jugador de Boca, Mauricio «Chicho» Serna, quien -por los mismos cargos- deberá presentarse con su abogado el 4 de mayo.

A la viuda y el primogénito de Pablo Escobar, quienes desde 1995 viven en la Argentina con una identidad nueva provista por Colombia, se los señala como las personas que presentaron a Piedrahita con Corvo Dolcet, en el año 2008.

Nada de esto se sabía al principio de la causa y es ahí donde vino el aporte de la «caja de Mateo»: allí el abogado había guardado un documento en el que constaba que la viuda y el hijo de Don Pablo habían cobrado una comisión de 4,5% por hacer de nexo con Piedrahita. Este último es el personaje central de la causa a cargo del juez Barral y el fiscal Sebastián Basso.

Asentado en su país como un gran empresario ganadero, Piedrahita es señalado por Estados Unidos como un ex miembro del Cartel de Cali. Sus contactos en el mundo narco siempre fueron tan variados que, de acuerdo a los fiscales argentinos, ni Santos Caballero, ni Marroquín, ni Serna podían ignorar con quién estaban haciendo negocios y el casi seguro origen ilegal del dinero en juego.

Conexión viuda e hijo de Pablo Escobar detrás de la banda de lavado de dinero conectada al Café de Los Angelitos.
Una de las fojas del expediente en el que consta la comisión cobrada por viuda e hijo de Pablo Escobar.

«Chicho» Serna, a dar explicaciones
En la misma resolución explosiva firmada hoy, el juez Barral citó al ídolo de Boca Mauricio «Chicho «Serna». El colombiano, quien ya hace una década fue relacionado con las víctimas del doble Crimen de Unicenter y los narcoparamilitares de su país- deberá responder por la supuesta «venta simulada» de una propiedad suya en el country San Diego al narco Piedrahita Ceballos, actualmente detenido en Colombia a la espera de su extradición a Estados Unidos.

Esta propiedad adquirida por Piedrahita fue vendida 15 días más tarde por el doble de precio (cerca de un millón de dólares) a Corvo Dolcet. Tanto para la PROCUNAR como para la Unidad de Información Financiera (UIF) y la PROCELAC (Procuraduría de Criminalidad Económica) se trató de una clara maniobra de lavado en la que Serna colaboró para que el dinero del narco colombiano terminara en los emprendimientos inmobiliarios del abogado argentino.

De hecho fue el propio Corvo Dolcet el que hizo referencia a la «ayuda» que prestó «Chicho» a su proyecto. Durante su primera declaración indagatoria, aunque sin el objetivo de incriminarlo, contó que Piedrahita le propuso hacer a Serna lo que en Colombia se denomina un «cambalache»: intercambiar bienes suyos en Colombia por otros que tenía en Argentina el ex Boca.

Y entre esos bienes estaba la propiedad de San Diego, además de dos lotes en el el Barrio Terravista S.A..

«Estas ventas habrían sido actos concretos de lavado de activos utilizados a nivel local para el cumplimiento de sus objetivos criminales a largo plazo. Por intermedio de esa aplicación de fondos convirtió importantes sumas de dinero en efectivo en bienes inmuebles, otorgándole de esa manera apariencia lícita a una parcialidad de activos financieros que obtuvo por medio de actos de corte ilícito efectuados desde al menos la década del 90», dice el dictamen firmado por Diego Iglesias de la PROCUNAR, Sebastián Basso, fiscal federal de Morón, y Gabriel Pérez Barbera de la PROCELAC.

El nombre de «Chicho» Serna ya había aparecido en otro expediente sensible, el del crimen de los narcoparamilitares colombianos Edilson Duque Ceballos (35, alias «Monoteto») y su guardaespaldas Alexander Quintero Gardner (35), ocurrido en julio de 2008 en el estacionamiento del Shopping Unicenter. Allí fueron asesinados por sicarios.

En un dictamen firmado por el fiscal de ese caso, Luis Angelini, se menciona al ídolo de Boca muchas veces como integrante del círculo íntimo de las víctimas. Incluso un testigo recordó en la causa Unicenter la visita de Serna y Freddy «Totono» Grisales (ex jugador de Independiente, entre otros) a la casa de Duque en Ayres del Pilar (curiosamente el mismo country en el que vive Corvo Dolcet). «Aparentemente estos jugadores eran conocidos de Duque, puesto que el mismo tendría pases de algunos jugadores y ‘Chicho’ Serna le habría hecho algún contacto en el ambiente», contó el testigo.

El nexo con la viuda de Pablo Escobar
No bien fue detenido, durante su primera indagatoria, Mateo Corvo Dolcet sostuvo que había conocido al colombiano José Piedrahita Ceballos en 2008 en un evento que reunió a empresarios ganaderos de Colombia en un hotel de Puerto Madero. No nombró a la viuda de Escobar hasta que aparecieron los documentos secuestrados en su casa. Entonces pidió declarar nuevamente y contó la verdadera historia y su nexo con María Isabel Santos Caballero.

«Fui el primer abogado que conoció al llegar a la Argentina por mi actuación profesional en la causa Operación Langostino, en la cual tomé la defensa de un colombiano que llevaba 5 años detenido sin condena y logré su excarcelación en cámara, a los pocos meses. A ella me la presentó mi defendido, en una reunión con miras a plantearme lo que ella necesitaba. Ella buscaba un abogado que la ayudara en todos los actos que implican instalarse familiarmente en un país, a insertarse económicamente en esta sociedad. Como sus necesidades no tenían que ver con la actividad profesional que yo estaba desempeñando, exclusivamente en el ámbito del derecho penal, no me interesó ser su abogado, y tampoco le recomendé a otro colega», relató Corvo Dolcet.

Desbarataron a una banda liderada por el narcotraficante colombiano José Bayron Piedrahita Ceballos. Allanamientos en el Café de los Angelitos. (Guillermo Rodríguez Adami)
Desbarataron a una banda liderada por el narcotraficante colombiano José Bayron Piedrahita Ceballos. Allanamientos en el Café de los Angelitos. (Guillermo Rodríguez Adami)

«Nos reencontramos en un evento inmobiliario, por el año 2007, ya que ella estaba volcada a esa actividad, a través de una inmobiliaria propia llamada Nexo Urbano, con una oficina ubicada en la zona de Palermo, y no recuerdo si también había una por la zona de Nordelta. Por ese entonces, yo ya había comenzado con el proceso de compra de terrenos para Insula, surge la posibilidad de presentarme inversores (…) y entre otras personas más me presentó a José Piedrahita, de quien me dijo era uno de los más importantes ganaderos de Colombia», agregó.

Según la versión edulcorada del abogado «ella lo conoció (a Piedrahita) a través de su hermana decoradora quien, a su vez, había decorado una casa y un departamento de Piedrahita en Colombia. La reunión fue en el Hotel Madero, de Puerto Madero, y todo lo sucedido a partir de esa reunión fue tal cual lo relaté en mis declaraciones indagatorias».

Para los investigadores del caso, la viuda y el hijo de Escobar no podían desconocer los antecedentes de Pirdrahita ni de dónde había sacado su dinero. Para los fiscales, son partícipes del dinero que lavó el colombiano y también del lavado de los 100.000 dólares que cobraron por hacer de nexo.

Para blanquear esta comisión, aseguran, serealizaron maniobras con un terreno ubicado en Ingeniero Huergo y Estados Unidos. Se trata de una propiedad símbolo: fue la primera que compró la viuda a mediados de los 90, cuando llego al país y necesitaba hacer una inversión local para ser admitida como residente.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com