La verdad debe contarse entera

Chibán denunció a la ministra de salud por abuso de poder y persecución política

Mostró un registro fílmico de todo lo que tuvo que pasar para que su hijo ingrese a Salta.

En medio del escándalo generado, el diputado Héctor Chibán (UCR) dio su versión de los hechos ocurridos el domingo, ante el arribo de su hijo a Salta desde Buenos Aires. Negó que haya existido algún tipo de maltrato hacia las autoridades policiales y sanitarias y cuestionó el cumplimiento del protocolo y de las medidas de seguridad por parte de los mismos. Habló de persecución, razón por la cual denunció penalmente al médico “que obstaculizó todo el trámite” y a la ministra de Salud, Josefina Medrano, por abuso de poder. Informó que tanto su hijo como las otras tres personas se encuentran realizando la cuarentena en un hotel particular, autorizado por el Estado, ya que los hoteles a los que son enviados por el gobierno no cumplen con las condiciones mínimas de habitabilidad. Además, negó estar realizando la cuarentena ya que se realizó un test que dio negativo, y cargó contra el presidente de la Cámara de Diputados, Esteban Amat, quien analiza establecer la cuarentena preventiva para todo el cuerpo de legisladores, afirmando que “es una persona que no quiere que la legislatura sesione”.

El diputado relató su versión sobre lo ocurrido el domingo: “El mayor de mis hijos llegó desde la Ciudad de Buenos Aires, no de Miami como dicen algunos medios alentados por el Gobierno de la Provincia. Llegó desde Buenos Aires, por motivos laborales, con tres amigos trasladándose en un vehículo particular de uno de ellos. Ellos habían estado haciendo una cuarentena estrictísima en Buenos Aires. Arribaron a las 16 horas, cada uno con su permiso en perfectas condiciones, los permisos que indica la ley para circular por el país. Ellos circularon por todo el país, desde la Ciudad de Buenos Aires hasta acá”.

“A las 18 horas me llama mi hijo- continuó-, me dice ‘Papá, hace dos horas que nadie nos explica nada, son todas versiones contradictorias’. Le digo ‘Bueno, tené un poquito de paciencia’. Me volvió a llamar a las 21 desde el puesto de Aunor. Efectivamente, nadie les brindaba información ni sabía explicar por qué los tenían retenidos a los cuatro chicos. En ese momento, recibo la llamada de una alta funcionaria del gobierno con quién yo, hasta ese momento, no había tenido ningún tipo de trato, ni personal ni telefónico. Esta funcionaria me llama porque estaba interviniendo en el caso de los cuatro chicos a instancias del papá de uno de ellos. Me dice ‘Tengo toda la documentación y es correcta’. ‘Sí- le digo-, es correcta pero no los dejan entrar’. Me dice ‘Ya vamos a ver qué se hace’. La cuestión es que a las 21, aproximadamente, 21.30, los liberan a los otros tres chicos y a mi hijo lo seguían reteniendo, inexplicablemente, porque tenían la misma documentación habilitante para circular y para ingresar en la provincia. A las 21 los liberan a los amigos de mi hijo para que vayan a los hoteles donde tenían hecha la reserva antes de salir de la ciudad de Buenos Aires”.

La funcionaria a la que hace referencia el diputado es nada menos que la fiscal de Estado, Pamela Calletti. “Debo reconocer que la doctora Calletti ha obrado correctamente. Repito, no interviene a instancias mías porque yo no la conocía hasta el momento en que me habló ella por teléfono, interviene a instancias del papá de uno de los amigos de mi hijo que la puso en conocimiento de esta situación, y la verdad que obró correctamente. Hizo lo que tenía que hacer, destrabó esta situación absolutamente inexplicable”, agregó Chibán, afirmando que tanto su hijo como sus amigos, “todos tenían la misma documentación”.

Siguiendo con su relato, señaló: “La cuestión es que ella me llama de nuevo, al ratito, me dice ‘Tomé conocimiento de que a los tres chicos los han liberado y tu hijo sigue ahí’. Le digo ‘Sí, es una locura’. ‘Sí- me dice-, ya vemos qué hacemos’. Corto con ella, viene un policía y me dice ‘Su hijo va a quedar detenido, la Ministra de Salud dio la orden de que se dé intervención a la justicia. Le digo ‘No puede darle intervención a la autoridad judicial, de ninguna manera’. ‘No me falte el respeto’, me dice y le respondo ‘No le estoy faltando el respeto, esto se debería solucionar de otra manera’”.

“Está todo documentado, menos mal que iba mi señora filmando por atrás. Después viene un policía y me dice ‘Disculpe, esto ha sido todo un mal entendido’. Ya eran las 12 de la noche, mi hijo estaba ahí desde las 4 hasta las 12 y cuarto de la noche. No fue un mal entendido. Evidentemente, acá hay un trasfondo político”, acusó el Diputado mientras se defendía de las denuncias publicadas en su contra por maltrato y amenazas al personal apostado en Aunor, tanto policial como hacia los médicos. “Eso es lo que circula en los medios, lo real y concreto es lo que se filmó. Después de que se retira mi señora yo seguí grabando en audio, porque no podía andar con el teléfono filmando”, puntualizó.

Y siguió: “Me dicen ‘Disculpe, está todo bien’. Me dice un policía ‘¿Usted lo puede llevar a su hijo?’. Le digo ‘Claro, por supuesto, lo puedo llevar’, pero llamé a un médico que estaba ahí del Samec, ahí en el mismo puesto de Aunor. Le digo ‘Constate que me están pidiendo que yo lo lleve, porque no había nadie para llevarlo, que se sienta en el asiento trasero del lado opuesto, que estamos a más de un metro y medio de distancia’. Tomaron constancia, todo filmado, grabado, está ahí en redes. Cuando se sube mi hijo circulo cinco o diez metros y sale otro médico que obstaculizaba todo desde adentro, no me cabe la menor duda que lo hizo en nombre de la Ministra de Salud a quien yo hace 20 días le pedí la renuncia por la ineptitud que tiene, y me dice ‘Ustedes no pueden circular de esa manera porque están en contacto’. Le digo ‘No, discúlpeme. No estoy en contacto porque está a más de un metro y medio. Lo estoy llevando porque vino el médico y me dijo que lo lleve, vino el policía y me pidió que lo lleve. Claramente ustedes son los que saben y los que me tienen que indicar como hacer las cosas’. Me dice ‘En estas condiciones va a tener que hacer la cuarentena’. Le digo ‘Discúlpeme, si usted quiere que yo haga la cuarentena yo no tengo ningún problema, me encuarenteno, pero terminemos ya con este asunto de una buena vez’”.

“Me hicieron bajar a mi hijo y la policía llamó a un remis que lo trasladó a San Lorenzo”, contó señalando, además, que dicho vehículo no contaba ni siquiera con el plástico ni las medidas de seguridad necesarias. “Los policías estaban sin barbijo, con bufandas. Yo creo que toda esta situación, que menos mal que estaba mi señora filmando y que después lo pude seguir grabando yo, esto deja a las claras la inoperancia, la improvisación de parte de todas las personas que están ahí que, en definitiva, reciben órdenes de un gobierno improvisado, chapucero y autoritario que nos deja a todos los salteños al descubierto”, aseveró Chibán.

Y remarcó luego: “Convengamos que los siete casos de Covid que hay en Salta, menos mal que son siete según lo que nos informan, en los siete casos se le escapó la tortuga al gobierno, y el gobierno no está controlando

definitivamente nada. Esto resulta a las claras, no solamente por lo que sucedió en ese video sino lo que nos vienen contando desde hace rato todos los salteños que ingresan a la Provincia, y lo que nos vienen contando los salteños y las salteñas que están sufriendo el autoritarismo en los hoteles donde los alberga el gobierno, donde no se los deja salir, los tienen encerrados, y no hay protocolos ni siquiera para salir a estirar las piernas. Es una vergüenza, una verdadera vergüenza”.

“En estas condiciones, hemos tenido mucha suerte los salteños de que no entren más personas con Covid, y que el gobierno, que esto es lo que les venimos diciendo desde hace rato, que hagan tests obligatorios y gratuitos para todas las personas que ingresan a la provincia en los lugares por donde están los ingresos. Esto es Aguas Blancas, Salvador Mazza, Güemes, Joaquín V. González, Cafayate. No como se está haciendo ahora donde las personas pudientes, después de hacerse el test en laboratorios privados, pagándolos a 8 mil pesos, pueden salir a sexto día de los hoteles privados donde están albergados, a hacer la cuarentena en sus domicilios particulares”, enfatizó el legislador.

Persecución y denuncia

En este punto, no insistió en sus denuncias respecto a que se trata de un caso de persecución, y dijo: “Los liberan a los tres amigos de mi hijo, a mi hijo lo siguen reteniendo. Me parece que el gobierno está enojado por todo lo que hicimos en orden a que en el auge de las muertes por desnutrición el gobierno nos propone una reforma constitucional, les dijimos que era una locura más en ese momento. Cuando empieza el tema del coronavirus, el gobierno nos sale con la ampliación de los jueces de la Corte, los hicimos retroceder en eso. Cuando el Gobernador anuncia que le iba a hacer un descuento a todos los empleados públicos de menor jerarquía en su sueldo, lo pudimos frenar también haciéndole la crítica pertinente, y después a la Ministra de Salud, puntualmente, le dijimos que haber desactivado el protocolo estival en el verano, cuando los chicos se están muriendo por desnutrición, fue claramente un error, haber empezado el cronograma de vacunación antigripal en un club de campo en la ciudad de Salta fue un error”.

“El tema del Covid-19, los errores puntuales que le hicimos notar a la Ministra, es más hasta le pedí la renuncia hace un mes a la Ministra, y la Ministra, ahora, lo lleva al plano personal”, sentenció el Diputado quien, el mismo lunes, se apersonó en la comisaría del barrio Autódromo, que es la jurisdicción que corresponde a Aunor, e interpuso una denuncia penal “contra el médico que obstaculizó todo el trámite de mi hijo durante más de 8 horas, y contra la Ministra de Salud por abuso de poder”.

Sin estado de derecho

“Uno confía en las personas que indican las cosas, yo supongo que los policías y los médicos que están en Aunor, que me dijeron que está todo correcto y me pidieron disculpas y le pidieron disculpas a mi hijo, está todo en el video y el audio que subí a las redes, uno supone que son las personas que saben. Me pidieron por favor que lo traslade porque no había nadie para trasladarlo, supongo que ellos también saben que no hay posibilidades de contagio”, insistió el Diputado asegurando que “ahora se ve que no saben o abusan de su autoridad”.

Por otra parte, aseguró haber estado “a 15 o 20 metros” de su hijo, por lo que no se encuentra realizando la cuarentena. “No estoy haciendo cuarentena ni tengo por qué hacer cuarentena porque he respetado la distancia social con mi hijo, que por otro lado no está infectado”, dijo tajantemente.

Y añadió: “Yo me he hecho el análisis para tranquilidad de la población y, sobre todo, para que esto no sea utilizado políticamente. Como ha sido la intención del presidente de la Cámara de Diputados- Esteban Amat- que quería llamar a cuarentena por mi caso”. “Ayer me entregaron los resultados del tests, de las pruebas de coronavirus, y son negativas. Estamos boludeando. Estuve a la suficiente distancia social de mi hijo”, insistió molesto y señalando, además, que esta medida no se cumplió adecuadamente con los médicos y policías “que no tenían ni siquiera barbijo”.

“Los salteños y las salteñas estamos sufriendo una serie de arbitrariedades. La única norma hasta el momento vigente es que la resolución 12 del COE- Comité Operativo de Emergencias- que dice que las personas que ingresan con la debida documentación a la provincia de Salta, provenientes de otras provincias, tienen que ser testeadas clínicamente y las personas tienen que ir a sus domicilios particulares a hacer la cuarentena”, sostuvo el Diputado cuestionando que “hoy los están llevando, sin que ninguna norma haya sido publicada en el Boletín Oficial, imperiosamente a hoteles que pone la provincia, que no tienen las condiciones de habitabilidad ni protocolos para que esas personas puedan salir a estirar las piernas, lo cual es una vergüenza, personas que están en condiciones de hacinamiento y privadas de su libertad como si hubieran cometido un delito”.

Reiteró así que, a la cuarentena, su hijo “la está haciendo en un hotel particular que tiene la posibilidad de pagarlo, autorizado por el Estado, cuando en realidad la única norma publicada dice que lo tendría que hacer en su domicilio particular en condiciones muy estrictas”.

“Esto es inexplicable- aseveró-. Salta ha dejado de ser un Estado de derecho porque las normas no se publican y la gente no puede conocer las normas por WhatsApp. En un estado constitucional de derecho, las normas se conocen porque son publicadas por medios a los cuales tiene posibilidad la población de acceder, para eso está el Boletín Oficial. Si fuera por el Presidente de la Cámara de Diputados, cerraría la Legislatura hasta el año 2028 porque Amat es una persona que no quiere que la legislatura sesione, esta es la verdad, la democracia le molesta”.

Fuente: Sapo de otro pozo/ Hora 7/ FM Noticias 88.1 MHz.