Policiales

Casanello entregó al Ministerio de Seguridad un avión secuestrado a una empresa vinculada a Lázaro Báez

Es un Learjet valuado en más de 500.000 dólares; otra aeronave, un Rockwell Commander, pasará a manos de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil.

 

 

 

El juez federal Sebastián Casanello les dio un nuevo destino a dos aviones que les secuestró a la firma Top Air, sospechada de pertenecer al empresario Lázaro Báez .

 

Uno es un Learjet valuado en más de 500.000 dólares, que el juez entregó hoy al Ministerio de Seguridad. El otro es un Rockwell Commander tasado en 212.000 dólares, que pasará a manos de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac), un ente autárquico que interviene en todos los accidentes e incidentes aeronáuticos, tanto de aviones comerciales de pasajeros como aviones escuela, explicaron fuentes judiciales.

 

El objetivo -explicó Casanello- es adelantar aunque sea provisoriamente la finalidad pública, social y reparadora de un eventual decomiso (para el que habría que esperar al final del proceso). También, conservar el bien. Por eso, el Ministerio lo tendrá a su disposición para los fines que decida pero deberá asegurarlo.

 

Casanello tomó esta medida en el marco de su expediente contra Báez por presunto lavado de dinero, la causa por la que el empresario está preso desde hace un año y tres meses.

 

Se trata del mismo juez que le entregó al Ministerio de Seguridad el yate que la Justicia le había secuestrado al ex secretario de Transporte kirchnerista Ricardo Jaime en una causa por enriquecimiento ilícito.

 

Para tomar estas decisiones, Casanello invocó las convenciones internacionales en materia de lucha contra la corrupción y contra la criminalidad organizada, y de decomiso de activos