¡Solidaridad y orgullo!

Cambia sándwiches por ropa y las dona a un merendero

Emanuel Müller, de 20 años, desarrolla los “jueves solidarios”, para ayudar a los que menos tienen.

Un joven emprendedor oriundo de Metán, que tiene una pequeña sadwichería en su casa, en el barrio Municipal, está ayudando al merendero La Mano de Dios, mediante una iniciativa inédita.

Se trata de Emanuel Muller, de 20 años, quien ante la falta de trabajo, se dedica a la elaboración de sándwiches de hamburguesa y de milanesas en su humilde comercio llamado Hisanca.

“Desde hace dos meses que traigo ropa para los chicos y grandes de este merendero. Me dedico a vender sándwiches y hago promociones en mi casa, en la calle Jujuy Este 585. De esa oferta si me dan una prenda de vestir les doy un sándwich extra, de manera gratuita”, explicó el joven.

De esa manera Emanuel logra recolectar gran cantidad de ropa, calzados y mercadería, luego lleva todo al merendero La Mano de Dios, ubicado en la zona norte de Metán.

Los que deseen colaborar y degustar ricos sándwiches se pueden comunicar con Emanuel al teléfono 03876-15570278. El merendero La Mano de Dios necesita leche, arroz, maicena, maíz pelado, polenta, yerba y harina para hacer pan.

“No podía encontrar trabajo, es difícil a mi edad, porque soy muy joven. Entonces arranqué con esta sandwichería y los jueves solidarios, donde todo es gratis a cambio de ropa e incluso, con delivery sin cargo”, destacó el joven, que es un ejemplo de amor al prójimo.

“Yo doy un sándwich gratis a cambio de cualquier prenda los jueves y los otros días a los clientes les doy uno extra, también sin cargo, por un abrigo. La gente colabora mucho y se sorprende. Yo les explico que a esto lo hago de corazón porque quiero ayudar a los que menos tienen”, dijo Emanuel.

Las promociones son dos sándwiches de hamburguesa o de milanesa por $150 y tres por $200. Al comprar la promoción, cualquier cliente puede recibir un extra, gratis, si dona una prenda de vestir.

Los jueves solidarios la gente puede pedir un sándwich y no le va a costar nada si realiza la donación de ropa en buen estado. Sobre cómo solventa los gastos el muchacho dijo: “Con mucho trabajo y el apoyo de los vecinos que compran los productos que yo elaboro con mis propias manos. Me gusta ayudar a los demás”.

El merendero La Mano de Dios es impulsado desde hace más de cinco años por Fátima Navarrete. Un techo de chapa, un tablón y bolsas de plástico como paredes laterales son el pequeño lugar donde son contenidos 58 pequeños, quienes reciben amor y son bien atendidos. “Agradezco mucho este gesto hermoso de Emanuel que donó mucha ropa para nuestros niños”, dijo Fátima.

 

 

 

 

Fuente: El Tribuno

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com