Deportes

Boca igualó ante Cruzeiro en Brasil y avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores

Con gol de Cristian Pavón, el "Xeneize" empató agónicamente en Belo Horizonte y, gracias al 2-0 que logró en la Bombonera, se metió entre los cuatro mejores del torneo. 

 

 

Con sufrimiento, pero dio el paso. Boca empató 1-1 ante Cruzeiro en Belo Horizonte y se metió en las semifinales de la Copa Libertadores. Cristian Pavón marcó el tanto agónico que le dio la tranquilidad al elenco de Guillermo Barros Schelotto, que se medirá ante otro adversario brasileño, Palmeiras, para intentar alcanzar la definición.

 

Los equipos se miden en el Mineirao, con transmisión de Fox Sports. Se trata de un duelo con vieja rivalidad entre los clubes, que ya disputaron una final continental en 1977.

 

En pos de revertir la serie, Menezes apostó a construir con calma, buscando, al menos desde la postura, no exhibir desesperación. Volcó al uruguayo De Arrascaeta sobre la izquierda del ataque, de cara a Buffarini, con la indicación de juntarse con Thiago Neves, pero sin demasiado condimento en sus incursiones ofensivas.

 

Guillermo plantó un Boca diferente. Con un tridente más combativo en el mediocampo y tres flechas: Pavón, Zárate como «falso 9» y el colombiano Villa. Sin temor a saltar líneas, con el objetivo de aprovechar los espacios que el 2-0 de la ida anticipó.

 

Entre la cadencia del local y el buen bloque que armó el Xeneize, la visita consiguió quitarle ritmo al partido. Cruzeiro, a su vez, denunció evidentes problemas en la elaboración. Sin embargo, algunos pelotazos cruzados también descubrieron grietas en el fondo. Allí radicó la señal de alarma para la ribera.

 

Sólo dos remates sacudieron la intrascendencia: uno de Pablo Pérez y otro de Silva, que forzaron las buenas intervenciones del arquero. Y un par de polémicas: el penal que pidió todo Boca a Sebastián Villa y que el delantero intentó fabricar con una soberbia actuación, y el gol anulado a Hernán Barcos por la jugada peligrosa de Dedé, el mismo que lesionó (involuntariamente) a Esteban Andrada.