Espectáculos

Beyoncé se convierte en la primera amenaza de Donald Trump

La cantante dio un contundente discurso

Las más reconocidas figuras del mundo del cine y la música se reunieron anoche para Hand In Hand, un evento a beneficio de las víctimas de los recientes desastres naturales: los huracanes Irma y Harvey.

El teletón solidario se filmó en Nueva York, Los Ángeles, Nashville y San Antonio y se recaudaron más de 44 millones de dólares. Desde Cher, Justin Timberlake y Leonardo DiCaprio hasta Jamie Foxx, Nicole Kidman y Selena Gomez – quien grabó un emotivo video alusivo -, muchísimos famosos hicieron su aporte para intentar contrarrestar las consecuencias de los desastres naturales.

Aunque todos ellos hicieron lo que pudieron, ninguno logró el impacto de Beyoncé, que no pudo estar presente en ninguna de las sedes donde se recogía llamadas pero que ofreció a través de un vídeo un emocionante discurso que en la superficie hablaba del Irma pero en el fondo trataba de algo mucho más profundo: acabar con la desigualdad, el racismo y la discriminación en todo el mundo.

«En unos tiempos en los que es imposible mirar las noticias sin ver la violencia y el racismo de este país, justo cuando pensás que no se puede estar peor, los desastres naturales se llevan vidas, hacen daño y cambian por completo todo a su paso dejando detrás aguas contaminadas y hospitales, colegios y enfermerías completamente inundados», dijo Beyoncé.

En el video en el que apuntó contra quienes desmerecen el esfuerzo mundial para combatir el cambio climático, en clara alusión a la salida de los Estados Unidos del Acuerdo de París, iniciativa que buscaba un pacto para mitigar el cambio climático y que Donald Trump decidió abandonar. “El cambio climático está afectando a muchas personas alrededor del mundo ahora mismo. Solo la semana pasada hemos asistido a la devastación provocada por el monzón en India, un terremoto en México y multitud de huracanes. Solo Irma ha dejado a su paso un rastro de muerte y destrucción desde el caribe hasta Florida. Tenemos que estar preparados para lo que llegará después”.

“Los desastres naturales no discriminan. “No ven si eres un inmigrante, blanco o negro, hispano o asiático, judío o musulmán, rico o pobre. No importa si vives en Third Ward o en River Oaks, todos estamos implicados en esto. Por eso, ver a gente de distinta raza, estatus social y religión trabajando mano a mano y arriesgando sus vidas para ayudar a sobrevivir ha restaurado mi fe en la humanidad”, afirmó.

Fuente: ElIntra