Policiales

Bebe asesinado, los asesinos podrían ser los menos pensados

La muerte de un bebé de 1 año y dos meses, levantó sospechas y dudas sobre un posible maltrato infantil. El hecho es complicado ya que hay firmes indicios sobre qué le sucedió en realidad al bebé.

 

 

El domingo, a las 4.20 el  sector de Pediatra del Hospital San Vicente de Paul, de Orán, informo a la policía el fallecimiento de un nene 14 meses de vida, quien  llegó al nosocomio cerca de las 16 del sábado, con sus padres, y evidentes signos de violencia.

Al momento de que los médicos revisaron al nene, el mismo presentaba signos de ahogamiento y también golpes.

Debido a estas anomalías con las que llegó él bebe al Hospital de Orán, se decide hablar con los padres. La madre de la criatura, C. Felipe, de 28 años, y su padre J. Guarachi, de 21 años, de Bermejo Bolivia, señalaron que nada le había pasado al bebé y que no había sufrido ningún accidente.

Sin embargo, Benjamín Felipe murió por un hematoma subdural de origen incierto, que pudo ser causado por un golpe en el cráneo. Debido éstas anomalías no se expidió el certificado de defunción y se dio intervención al médico legal de la Policía.

A estas horas trabaja la Fiscal Murúa en el caso, tomando declaración a los médicos del nosocomio oranense y también a vecinos de la familia.

La autopsia realizada el domingo arrojó como resultado que el niño murió a raíz de sufrir un paro cardio respiratorio por una hemorragia suptural masiva.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com