Argentina

Apareció «Maguila», el integrante del clan Puccio que logró eludir su condena

Reapareció en San Telmo la semana pasada. Daniel Puccio, miembro del clan familiar que en los 80 secuestró y mató empresarios, nunca cumplió su condena de 13 años. Historia secreta de cómo burló a la Justicia.

Daniel Arquímedes Puccio Calvo, tercer hijo de Arquímedes Puccio y de Epifanía Calvo, fue atrapado por la policía el 23 de agosto de 1985, cuando la justicia corrió el telón sobre la macabra historia del Clan Puccio: pesadilla y tragedia que aún hoy, pasados más de tres décadas, todavía estremece y roza lo increíble. Arquímedes padre, oscuro personaje ligado a servicios de a servicios de Inteligencia, y de extrema derecha (nazi, en realidad), dueño de la casa de Martín y Omar 544, corazón de San Isidro, parecía el jefe de una familia ejemplar: mujer, cinco hijos, buen vecino, con un tic extraño: barrer continuamente la vereda… En cuanto a Daniel, apodado «Maguila» por el cómico gorila de un dibujo animado popular en los años 60′, entonces de 24 años, poco que decir: jugador de rugby del CASI como su hermano Alejandro.

 

Arquímedes había inventado lo que definía como “una industria sin chimeneas y mano de obra barata”

Pero detrás de las paredes de la respetable familia latía una sucursal del Infierno. Arquímedes, su demonio, había inventado lo que definía como «una industria sin chimeneas y mano de obra barata»: el secuestro sin dejar rastros; cobrar el rescate y asesinar a la víctima. El primer eslabón fue construir una celda en el sótano, disimulada con un mueble. Un atroz bunker de cemento donde los prisioneros eran sujetados con grilletes hasta su minuto final.

 

El sótano en la casa familiar de Martín y Omar al 500, corazón de San Isidro, donde mantenían cautivas a las víctimas El sótano en la casa familiar de Martín y Omar al 500, corazón de San Isidro, donde mantenían cautivas a las víctimas.