¡A tener mucho cuidado!

Alimentos similares a la leche generan preocupación en los consumidores

La complicada situación económica por la que atraviesa el país llegó hasta los alimentos, provocando que ya no consumamos leche, sino alimentos a base de este derivado.

La Secretaría de Defensa del Consumidor hizo inspecciones en supermercados para constatar la presencia de la venta y consumo de productos con la denominación «alimentos a base de leche» o «alimentos lácteos» y otros similares,

Los comerciantes deben cumplir con la modalidad de comercialización de productos lácteos similares a la leche, cuya rotulación podría incurrir a los potenciales consumidores en errores o confusiones sobre las características del producto. Las grandes cadenas de supermercados tienen prohibido exhibir dicha mercadería en las góndolas de la leche, ya que no cumplirían con las características propias de la leche. Esto es importante, porque en el apuro de una compra la gente los puede comprar pensando que es leche.

Leche que no lo es

De todas maneras, las inspecciones continuarán informando a consumidores y comerciantes sobre la correcta exhibición de esos productos. Por su parte, el Código Alimentario Argentino establece los requisitos que deben cumplir los productos lácteos, definiendo cuándo un alimento puede llamarse leche: «(…) producto obtenido por el ordeñe total e ininterrumpido, en condiciones de higiene, de la vaca lechera en buen estado de salud y alimentación (…) y sin aditivos de ninguna especie».

Y además agrega que cuando dichos productos estén elaborados con al menos 51% de leche y/o leche reconstituida, sus denominaciones de venta pueden ser «bebida de leche» o «bebida a base de leche». El envase de esas bebidas lácteas no debe contener imágenes o leyendas que sugieran que se trata de leche, y en la cara principal del rótulo se debe declarar la leyenda: «no es sustituto de la leche».

 

 

Fuente: El Tribuno