Estafa en el IPV

Adentro por pícaro

Se trata de un falso gestor del IPV , quien fingía tener “contactos” para lograr la entrega de viviendas sociales. Les pedía entre 50 y 70 mil pesos para dar comienzo a las gestiones. Está acusado de cometer al menos seis hechos.

Un hombre de 39 años, quien fingía ser empleado provincial y tener “contactos” en el organismo para lograr la entrega de viviendas sociales a cambio de dinero, irá a juicio por los delitos de estafas reiteradas (6 hechos) y retención indebida en concurso real.

La investigación se inició a partir de denuncias realizadas por los damnificados, quienes eran coincidentes en resaltar que tomaron contacto con el acusado a través de terceras personas que les planteaban la posibilidad de agilizar los trámites a través de un conocido.

El modus operandi del imputado consistía en solicitar a sus víctimas la entrega de dinero (entre 50 y 70 mil pesos iniciales) para dar comienzo a las gestiones. Luego y a través de diferentes contactos telefónicos, les solicitaba sumas menores para otras diligencias.

Para mantener la confianza de sus víctimas, les enviaba mensajes, les enseñaba llaves e incluso llegó a llevarlos a bordo de un vehículo utilitario al barrio El Huaico, mostrarles viviendas que estaban siendo construidas y ofrecerles que eligieran cuál casa preferían.

Cuando se acercaba el momento de la entrega prometida, inventaba excusas dilatorias y hasta llegó a citarlos al IPV para que completaran trámites inexistentes. Descubierta la maniobra, bloqueaba a sus víctimas y perdían todo tipo de contacto.

En la investigación llevada a cabo por la Unidad de Delitos Económicos Complejos, se logró confirmar que el acusado no perteneció ni pertenece a la nómina de empleados del Instituto Provincial de la Vivienda bajo ninguna modalidad y que fue condenado anteriormente por hechos similares.