800 salteños en internación domiciliaria, casi un 40% con COVID-19 según el IPS

Reciben asistencia médica y de enfermería a través de diez empresas prestadoras.

En estos días de angustia e incertidumbre no son pocas las personas que, ante síntomas de COVID-19 y otros padecimientos, cruzan los dedos en espera de poder recuperar la salud en sus casas, cerca de los afectos y lejos de las infecciones oportunistas que rondan en los saturados ambientes hospitalarios.

En los últimos años la internación domiciliaria creció notablemente y hoy, frente a la pandemia, juega del lado de un sistema sanitario que está exigido a más no poder por la exponencial curva de contagios.

El Instituto Provincial de Salud (IPS), la mayor obra social de Salta, tiene en estos momentos a 800 de sus cerca de 280.000 afiliados en internación domiciliaria. De estos, 300 se recuperan de cuadros de COVID-19 sin gravedad que fueron diagnosticados con pruebas positivas de reacción de polimerasa en cadena (PCR) o definidos por criterios clínicos epidemiológicos.

«Tanto en las prácticas de PCR como en las internaciones la cobertura es del 80%. En los casos en que no se cuenta con una empresa de coseguro que absorba el copago, el importe se carga automáticamente a la cuenta corriente del afiliado y se descuenta en doce cuotas», señaló la presidenta del IPS, Gladis Sánchez, tras aclarar que las personas carentes de recursos pueden solicitar un mayor porcentaje de cobertura acreditando esa circunstancia. Sánchez indicó que, hasta el pasado jueves, «se cubrieron 6.897 hisopados a través de 78 laboratorios». Son 47 en la capital salteña (38 también hacen hisopados a domicilio) y los otros 31 están en Tartagal (6), Rosario de la Frontera (5), Joaquín V. González (5), San Ramón de la Nueva Orán (4), General Gemes (4), San José de Metán (3), Embarcación (2), Aguaray (1) y Morillo (1).

Sánchez, una médica clínica con posgrado en gerenciamiento de sistemas de salud, aclaró que «la cobertura abarca a todos los hisopados que corresponden según el protocolo vigente y que se realizan tanto en consultorios como a domicilio». En la página oficial del IPS están publicadas las nóminas de prestadores.

Sobre las internaciones, la titular del IPS remarcó que se inician desde los centros efectores de salud «sin que los afiliados deban contar con un garante ni dejar un anticipo o depósito previo».

Al respecto, la coordinadora de Prestaciones Médicas, Iris Benegas, detalló que en distintos puntos de la provincia la obra social tiene firmados convenios con 10 hospitales de gestión descentralizada y 24 clínicas y sanatorios privados (17 en capital y 7 en el interior).

Prestación en hogares

La red del IPS cuenta con una decena de empresas prestadoras de internación domiciliaria. Esas firmas, según explicó Sánchez, brindan asistencia médica y de enfermería a pacientes en función de las patologías diagnosticadas en cada caso y su evolución.

En hoteles

La obra social del sector público sumó a sus dispositivos de internación seis hoteles. Son cuatro en la ciudad de Salta, uno en Tartagal y otro en Cafayate. Dos de los hoteles capitalinos están dispuestos solo para casos sospechosos y los demás contienen a pacientes positivos que no pueden cursar una internación en domicilio porque conviven con familiares de grupos de riesgo (personas con diabetes, enfermedad renal, afecciones cardiovasculares, hipertensas, inmunodeprimidas, embarazadas y mayores de 60 años). «En estos casos, la cobertura incluye las cuatro comidas diarias, enfermería las 24 horas y asistencia médica presencial en caso de ser necesario», remarcó Sánchez, luego de informar que hasta el momento 250 afiliados del IPS se internaron en hoteles. Otros 640 fueron derivados a centros clínicos, 240 de ellos a unidades de terapia intensiva (UTI). Por estos días en centros clínicos de la capital hay 557 internados, el 40% con COVID-19.

Cascos de ventilación

El pasado viernes el IPS empezó a distribuir cascos para ventilación no invasiva en clínicas y sanatorios de distintas localidades de la provincia. «Son 50 dispositivos con los que se puede atender a 150 personas. Además, se adquirieron insumos para otros 150 pacientes, porque los equipos son reutilizables», precisó la titular de la obra social provincial, Gladis Sánchez. A diferencia de la ventilación con máscaras, los cascos que el IPS compró y entrega en comodato protegen de contagios al personal de salud que asiste al paciente, porque evitan la dispersión del virus en el ambiente. En centros que los utilizaron la necesidad de intubaciones y conexiones a respiradores se redujo desde un 30% hasta un 60% inclusive, de acuerdo con informes médicos.

 

 

Fuente: EL Tribuno