Virales

10 ciudades únicas, semejantes y quizás mejores que París

Si bien cada ciudad es única, con su arquitectura, luces, comida, y sobre todo, con sus personas. Conoce estos lugares de encanto.

Si bien cada ciudad es única, con su arquitectura, luces, comida, y sobre todo, con sus personas. No podemos ocultar la influencia arquitectónica, cultural y gastronómica que ha tenido París en casi todas partes del mundo. ¿Se imaginan cómo sería el mundo sin París? No, no me lo imagino. Pero en caso de que llegara a pasar, éstas son sus más dignas reemplazantes.

1.  Praga, República Checa

castles-prague_2918_600x450
National Geographic

La capital checa posee una arquitectura digna de un cuento de hadas, con influencias tanto del este como del oeste europeo. Puedes visitar el histórico Puente de Carlos, que fue durante siglos el único medio que cruzaba el río Moldava, lo que facilitó que fuera Praga una las ciudades líderes del comercio durante el siglo XIXP. Pero quizás, lo que más impresiona de esta ciudad se encuentra en el casco antiguo, como la Iglesia Gótica de Tyn, la cual compite en belleza con su vecina, pero barroca Iglesia de San Nicolás. También puedes asombrarte con el reloj astronómico o bien puedes descansar: la ciudad está llena de hoteles y boutique acogedoras, como la íntima Cerny Slon (Elefante Negro), ubicado en pleno barrio histórico.

Una ciudad perfecta para románticos y cosmopolitas.


2.  Melbourne, Australia

ArtsCentreMelbourne1-dl___jpg_610x343_crop_upscale_q85
National Geographic

Vámonos un poco más lejos, a Oceanía y conozcamos Melbourne; una ciudad que huele a café… Y bueno, también a mucha comida. Sí comida; pero no cualquiera, Melbourne es escenario de una gastronomía impulsada por las olas de inmigración de Grecia, Turquía y el Líbano, así como de Vietnam e Indonesia. Esa misma diversidad cultural ha ayudado a que por ejemplo, su principal mercado: el Queen Victoria Market sea hoy una institución; fabulosamente vibrante, con sus pasillos abovedados y coloridos puestos de venta de pescado, queso, libros de segunda mano y ropa de época.


3.  Viena, Austria

christ-kindl-markt-vienna-3
National Geographic

Volvamos a Europa para caminar por las calles de la que alguna vez fue considerada la capital de la música. Más allá de manjares dulces, Viena cuenta con un patrimonio cultural para rivalizar con París: fue la cuna de gran parte de la música del mundo más grande clásica, una guardería de Mozart, Beethoven, Schubert, Haydn, y el asistente de vals Johann Strauss. Y los turistas también pueden explorar la gloriosa Museums Quartier, entre los complejos de arte más grandes del mundo, con viejos maestros que se exhiben en el trabajo Albertina y más contemporáneo que se muestra en el Museo MUMOK de Arte Moderno.


4.  Estocolmo, Suecia

stockholm-rooftops_2567_600x450
National Geographic

Resulta inverosímil creer que en siglos pasados, Estocolmo era el punto de de encuentro de los más salvajes vikingos. Hoy en cambio, Estocolmo es una ciudad es dueña de los puentes elegantes, el más amplio cielo y el agua brillante de todas Ya no quedan puestos de herreros, éstos han sido reemplazados por las más finas cafeterías de Europa; además de un montón de buenos restaurantes, algunos con vistas a los fabulosos bosques de la ciudad.


5.  Quebec, Canadá

vq2
National Geographic

Quebec es el Paris que limita con los EE.UU. Con sus calles empedradas, casas del siglo 17 e iglesias góticas, uno pensaría que está plena capital europea. Ademas, cuenta con la mayor población de habla francesa del mundo. No es raro encontrarse con plazas y avenidas  llenas de luces de colores que parecen estar imitando la noche de Paris, pero lo cierto es que esta ciudad canadiense también brilla por luz propia.


6.  Sevilla, España

una_ciudad_abierta_2000x1584
National Geographic

Si París es la capital mundial del romance, Sevilla es la capital de la pasión. El vertiginoso ritmo del flamengo está presente en todas sus calles, bares y sobre todo en las personas.  Ideal para ir con tu pareja, tomar un buen vino, y dejarse llevar por la salvaje gastronomía del lugar y el frenetismo de sus luces.


7.  Florencia, Italia

62092808055816e9388de2f10eee7b1f
National Geographic

Se trata de la ciudad más importante de Europa durante 250 años y la cuna del Renacimiento italiano, se podría decir que Florencia fue siglos antes lo que hoy es París.  Cada uno de sus puentes y esquinas de las calles son ideales para disfrutar de las vistas sublimes que se abren desde los techos. Las calles de la ciudad están llenas de pequeños cafés y restaurantes con la más esquisita gastronomía italiana.


8.  Montreal, Canadá

montreal-place-jacques-cartier-950x681
National Geographic

De nuevo Canada, pero esta vez nos referimos a una ciudad más grande, y antigua sede de los juegos olímpicos. Puedes maravillarte con la arquitectura  neo-gótica de la basílica de Notre-Dame, o bien hacer una pausa para tomarte un café en cada esquina. La ciudad es nocturna, romántica, cosmopolita y joven. Mientras más al norte vayas, más colores y moda encuentras. Montreal es también uno de los principales destinos gastronómicos de América del Norte, lleno de fabulosos mercados de alimentos, grandes pastelerías, tiendas de delicatessen innovadoras y restaurantes de primera clase.


9.  Buenos Aires, Argentina

travel.nationalgeographic
National Geographic

 

Buenos Aires es el reflejo parisino en Latinoamérica, y esto se ve en gran parte en la arquitectura; es cuestión de entrar a la catedral de Buenos Aires. Por lo demás, el encanto cultural de esta ciudad es incomparable: en cada esquina hay una librería. Si vas al centro, junto con tomarte una foto junto al obelisco, puede dar un paseo por el teatro Colón, o bien tomarte un café en las múltiples cafeterías y pizzerías. Otras recomendaciones son ir al barrio Palermo o quizás ir un poco más lejos (no mucho) y asombrarse con las maravillas del barrio Tigre.


10. Ámsterdam, Holanda

travel.nationalgeographic-1
National Geographic   

 

Amsterdam es conocida por varias de las mismas cualidades que París. Específicamente por su trío de galerías de arte de clase mundial, aunque ninguna tan icónica como el Louvre. En el Rijksmuseum, por ejemplo, cuelga Rembrandt junto a obras de otros viejos maestros como Jan Steen y Jan Vermeer. O sino está el Museo Van Gogh, que tiene la exclusividad de las pinturas del artista expresionista. Y por último, se encuentra el Stedelijk Museum, que alberga una magnífica colección de arte moderno y contemporáneo.

Fuente: upscl

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com