Virales

SUPER MAMÁ: CUIDAR DE LOS HIJOS AGOTA MÁS QUE IR A TRABAJAR

Mantener la casa limpia y ordenada, administrar las actividades extracurriculares, preparar las comidas... Criar a un hijo no es una tarea fácil pero, por amor a los pequeños, muchas madres y padres terminan descubriendo habilidades que nunca habían imaginado que tenían.

 

 

De un modo general, ser madre o padre en tiempo completo no es reconocido por la sociedad como una actividad compleja que, así como otros trabajos ejercidos fuera de casa, exige mucha dedicación. Quienes asumen esta responsabilidad reciben cuestionamientos del tipo: «¿Por qué estás cansado? No trabajas, estás en casa no haciendo más que cuidar de los niños.»

Rebatiendo este cuestionamiento, un estudio de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, concluyó que cuidar de los hijos cansa más que trabajar. En esta investigación, dos mil personas, mayoritariamente madres, fueron encuestados, y 1 de cada 10 afirmó que cuidar a los hijos compromete la salud emocional y física.

Los resultados mostraron que el 13 % de los participantes arrastraba altos niveles de agotamiento y sentimiento de incapacidad. Los índices varían del 11,6 % para los padres al 12,9 % para las madres

La fatiga parental es una ramificación del síndrome de fatiga, un problema psíquico causado por la sobrecarga y el estrés extremo, generalmente en el trabajo y en este caso, al cuidar a los hijos. Las causas exactas del problema no son conocidas, pero se sabe que está ligado a la sobrecarga cognitiva.

«Si trabajas al límite de tu capacidad por mucho tiempo, hay agotamiento nervioso y consecuentemente, fatiga», afirma el psiquiatra Fernando Portel, de la Asociación Brasileña de Psiquiatría (ABP). Lo mismo sucede cuando cuidamos a los niños.

No obstante, esto no es más que la confirmación de lo que ya sabíamos, que quedarse atendiendo la casa y los niños es una dura tarea tantas veces no reconocida.

Fuente: h/t vix