Salta

El aeropuerto de Jujuy quedó chico para albergar los vuelos de Salta

El aeropuerto Martín Miguel de Güemes, de nuestra ciudad, quedó cerrado y por tres semanas los vuelos que operaban allí pasarán al aeropuerto ubicado en la ciudad de Perico, a 75 kilómetros de distancia.

Ayer finalmente debutó el aeropuerto de Jujuy operando con los vuelos de Salta y se puede llegar a decir que todo funcionó al límite, tan justo que no resistiría cualquier imponderable.

José Luis Subirat, administrador del aeropuerto Gobernador Horacio Guzmán, dijo que “va a aumentar el flujo de pasajeros y de vehículos, por lo que seguramente vamos a estar un poquito apretados, pero vamos a tratar de darle viabilidad a los vuelos de Salta”.

El aeropuerto Martín Miguel de Güemes, de nuestra ciudad, quedó cerrado y por tres semanas los vuelos que operaban allí pasarán al aeropuerto ubicado en la ciudad de Perico, a 75 kilómetros de distancia.

Desde ahora, y por tres semanas, los usuarios deberán viajar a Jujuy para tomar los vuelos programados, esto será mientras permanezca inactiva la terminal aérea salteña.

En consecuencia, la aeroestación jujeña quedó al borde del colapso por los 15 vuelos diarios (de promedio) que ahora debe operar. Se estima que habrá períodos del día en los que saldrá o llegará un vuelo por hora y eso ya comenzó a alterar la tranquilidad de los jujeños.

Hay que tener en cuenta que al flujo de vuelos que de por sí implicaron cambios en la organización, se les sumaron las obras del propio aeropuerto Guzmán.

La Nación fijó una inversión hasta 2019 de $23.000 millones para refaccionar 19 aeropuertos en el país. En ese programa, hasta ahora, la estación aérea de Salta es la que menos recibe. Serán $530 millones los que se invertirán en el Güemes. En Tucumán destinaron $692 millones y en Jujuy $780 millones.

Se corresponden con una segunda etapa que prevé adecuar la circulación de los vehículos, por lo que hay un cerco perimetral de obra y una zona que no se puede circular porque debe transitar equipo y manejo de equipaje.

En el mismo estacionamiento hay camiones con equipos de Aerolíneas Argentinas, con escaleras para subir a los aviones, con cintas transportadoras de equipajes y todas otras cuestiones que hacen a la estética de la firma con banners, carteles, etc.
Además, está limitada la zona de estacionamiento para vehículos, lo que genera incomodidad ante la gran cantidad de automóviles particulares, combis, taxis y colectivos que ayer comenzaron a llegar transportando pasajeros.
Las últimas cifras difundidas por el Indec, respecto del movimiento turístico nacional, posicionan a Salta como el destino favorito de los turistas en el NOA, con casi un millón de pasajeros al año.
Ese flujo se fue a Jujuy y dejó chico, por varios momentos, al aeropuerto vecino.
Las salas de check-in y de despacho de equipaje colapsaron durante toda la mañana por el poco espacio físico que tiene el edificio. Los baños, las confiterías y las salas de espera eran ínfimas. Los mismo sucedió con la sala de embarque en donde las colas estuvieron apretadas.

Otro dato observable fue que la terminal aeroportuaria Guzmán no cuenta con una escalera mecánica o grandes ascensores. Con el embarque en un piso superior fueron muchas las veces que solicitaron ayuda al personal de seguridad para ayudar a las personas que presentaban alguna dificultad física o motora.
Desde ahora y por tres semanas operarán 11 vuelos de Aerolíneas Argentinas más los de Andes Líneas Aéreas, todos a la ciudad de Buenos Aires, y los de FlyBondi que operan con el aeropuerto de El Palomar, en la provincia de Buenos Aires. Se suman los del corredor federal hacia las Cataratas y la conexión Córdoba con el resto del país.
Los que tengan los tickets de Latam, hacia Buenos Aires, están más complicados, ya que tienen que ir hasta Tucumán. En el caso de Amaszonas y los de Latam para Latinoamérica, con conexión al resto del mundo, quedaron suspendidos ante la evidente complejización de las operaciones.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com