Turismo

Disney: diez claves para gastar menos y disfrutar más

¿ Hospedarse dentro o fuera de los parques? ¿Conviene el llamado plan de comidas? ¿Dónde conseguir merchandising oficial más barato que en el resort? Estos y más consejos para quienes afinan el lápiz antes de aventurarse al mundo del ratón Mickey.

1) Evitar fechas pico

Dada la incidencia del aéreo en el costo total del viaje, es fundamental empezar por analizar la época del año donde los pasajes son más convenientes. Para eso hay que comenzar por evitar las Fiestas, las vacaciones de verano y las de invierno.

La mayor concurrencia a los parques de Disney se da para las fiestas de fin de año, Pascuas, Acción de Gracias (cuarto jueves de noviembre, en los Estados Unidos), y de junio a agosto, época de vacaciones en el hemisferio norte.

En septiembre se alinean las estrellas: no hay pico de concurrencia, es temporada baja para la hotelería y las tarifas para volar son razonables.

2) Contemplar hospedajes fuera de los parques

Crédito: Garth Vaughan/ Disney

Disney tiene hoteles para todos los presupuestos, incluyendo los de categoría más económica, llamados Value. No obstante, hospedarse dentro de los mismos dominios de Mickey no es la opción más económica. Sin negar que a todo visitante le encanta que los empleados lo reciban con sonrisa Disney o que la cara de Mickey esté hasta en las tostadas, hospedarse fuera de los parques suele ser más barato.

La noche en el hotel más económico de Disney, si bien varía según la temporada, no baja de US$100 por noche. Tomemos un ejemplo, en septiembre: una reserva del 10 al 17 en el hotel más económico, Disney’s All Star, da un total -por una habitación estándar- de US$968. Fuera del resort, hay opciones con las mismas comodidades desde US$600; o una villa a minutos de los parques, con dormitorio y cocina, por US$700. Pero la diferencia se amplía más cuando se busca para familia de cinco o seis integrantes. La suite más económica para familias en Disney ronda los US$2000 la semana en esa fecha, mientras que el Sheraton Vistana, por ejemplo, tiene departamentos más amplios, con dos habitaciones y cocina, por US$1500.

La opción más barata es alquilar un townhome o casa. En VRBO o en Airbnb, sitios donde los dueños ofrecen sus propiedades a la renta, una reluciente casa de tres dormitorios muy cerca a los parques cuesta US$1200 la semana.

3) Si quiere dormir en Disney, puede ver estas opciones

Dentro del resort existen cuatro categorías de hoteles: económico, moderado, de lujo, y villas de lujo. Al hospedarse en un hotel económico, se reciben los mismos beneficios que parando en otro de precio más alto: traslado gratuito a los parques y al aeropuerto, horas extras en los parques en días específicos, y la posibilidad de emitir fast-pass (reserva para no hacer cola) con 60 días de anticipación, mientras que en un hotel común se puede hacer 30 días previos a la llegada.

Los hoteles de categoría económica son All Star Movies, All Star Sports, All Star Music, o Pop Century. Otra opción que Disney presenta como económica son los sitios de acampe en Fort Wilderness Resort. Un lugar para acampar cuesta US$475 para la misma semana que en un hotel value arroja US$ 968. Si bien podría resultar divertido como aventura en sí misma, dado que tiene una amplia propuesta de actividades, no terminará siendo tal vez la opción más económica. Más allá de la incomodidad que representa la carpa frente a la habitación del hotel, hay que comprarla, armarla (y luego despacharla como equipaje o desecharla), adquirir colchones inflables y toallas.

4) Cuentas a la hora de comer

Otro de los beneficios al hospedarse en un hotel del resort es agregarle la opción de las comidas. Muchos asumen que esto es un ahorro de dinero, lo cual no siempre es así.

Por cada noche de hotel, el plan otorga dos comidas diarias y dos snacks, sumado a gaseosa ilimitada dentro del hotel.

La propuesta más económica ofrece dos comidas rápidas; es el llamado Quick Service Dining Plan. El siguiente en precio es Dining Plan, con una comida rápida y una con servicio de mesa. Ahora bien. Cuando se desglosa el precio final de tickets, más hospedaje y comidas, el resultado arroja que Disney está cobrando un promedio de US$52,50 diarios por persona de comida en el Quick Service, y US$75,50 para el Dining Plan.

¿Conviene? Depende del comportamiento de cada familia. Si el objetivo es achicar los gastos al máximo, claramente cada miembro puede comer por menos de US$52 diarios. Un almuerzo en un parque va desde los US$10 (ensalada), pasando por la pizza (US$14) y la hamburguesa (US$17 la más cara). Aun haciendo la segunda comida en el parque, y comprando dos gaseosas, el valor no llega a los US$52. Pero si le agregamos los dos snacks (de US$1,50 la fruta, a US$5 los helados, o US$7 la torta frita), se puede llegar a dicho valor y también superarlo.

Por otro lado, la cuenta está hecha asumiendo que una persona hace el almuerzo y cena en un restaurante de Disney. Pero se puede comer al mediodía en el parque y cenar afuera por un 50 o 60% del valor. Y más barato aún, empacar sándwiches y botellas de agua para el día en el parque, y no hacer ninguna comida en un establecimiento de Disney.

En el caso de los menores, de 3 a 9 años, el costo por día del plan es de US$22 para el de dos comidas rápidas, y US$25 para el de una rápida y una de mesa. Si se compra por separado, el menú infantil cuesta US$7. Por eso, depende de los hábitos alimentarios de cada familia y de su presupuesto para tomar una decisión. Pero si llenar el estómago no es prioridad, será más barato desechar el plan de comidas y comer dónde y cómo resulte más económico.

5) Cuando el plan de comida es gratis

Si la idea es parar en un hotel de Disney, el plan de comidas gratis será bienvenido. Debe saber sin embargo que estará pagando su hotel sin ningún tipo de descuento, o más caro que en otras épocas del año. Al cierre de esta nota, aún Disney no había definido para 2018 la fecha exacta de la promoción del plan de comidas gratis, que es un clásico desde 2006. Sin embargo hay que tener en cuenta tres cosas: que no todos los hoteles califican para este beneficio (en 2017, por ejemplo, Disney’s All-Star Movies Resort y el camping no otorgaban el plan de comida gratis); que al parar en un hotel económico o moderado, le corresponden dos comidas rápidas; y que la estadía debe ser mínimo de tres noches.

Si el objetivo es afinar el lápiz, seguirá siendo más barato hospedarse fuera de Disney en un hotel más económico y llevarse comida o comprarla aparte.

6) Ojo con el pase Hopper

El pase básico incluye el ingreso a un parque por día. Pero también se puede pagar más por la opción Hopper; esto es visitar más de un parque en la misma jornada. Dado que cuesta un valor adicional al ticket de US$65 a US$75 por la estadía, es necesario sacar cuentas si efectivamente vale la pena. Con chicos pequeños, apenas alcanza el día para recorrer todo un parque. Y si bien una de las ventajas del Hopper es cambiarse de parque a última hora al que cierre más tarde, a veces el día se hace tan largo que prolongarlo no vale la pena.

7) Buscar merchandising más económico

Cuando los precios del merchandising dentro de los parques, y en el complejo comercial Disney Springs, son altos para el bolsillo, se puede optar por los outlets de Disney, a minutos de distancia. Disney es dueño de dos casas de descuento llamadas Disney’s Character Warehouse, que liquidan stock remanente o fuera de temporada a precios infinitamente más bajos. Es mercadería original, generalmente ropa, peluches, y todo tipo de suvenires con descuentos del 50 al 75%. Se ubican en los dos shoppings Premium Outlets, uno en la avenida International Drive, y el otro sobre Vineland.

8) Traiga su propio cochecito

Es útil tener un cochecito en Disney, aun para chicos de 5 o 6 años que ya no suelen usarlo regularmente. Si bien allí los alquilan a un costo de US$15 el día, o US$13 para múltiples días, conviene comprar un paragüitas en Walmart por US$20. También se puede rentar de otras compañías por la mitad de lo que cobra Disney. Magic Strollers o Apple Stroller son algunas de las rentadoras que hacen entrega de los cochecitos al hotel donde se hospede.

9) Para las fotos

Disney ofrece un paquete de fotos llamado Memory Maker. Al comprarlo, permite descargar todas las tomas que sacan los fotógrafos, en cantidad ilimitada, incluso las automáticas que se disparan en los juegos. La mala noticia es el precio: US$199. Al comprarlo online por adelantado, cuesta US$169. Pero se puede ahorrar aún más. Dado que permite asociar muchos pases en una sola cuenta, si está compartiendo el viaje con amigos o familia, pueden ir todas las fotos a la misma cuenta y compartir el gasto entre varios. No hace falta que estén con el usuario “titular” al momento de la toma. Para eso hay que asociar cada ticket a la cuenta de un mismo usuario en la aplicación My Disney Experience.

Si esto sigue siendo caro, se le puede entregar el teléfono a los fotógrafos de Disney y pedir que le tome una foto. Lo harán con una sonrisa y. gratis.

10) Busque otros descuentos

Algunas páginas web venden gift cards (tarjetas de regalo) a precios más económicos. El sitio giftcardwiki.com es un metabuscador que ofrece tarjetas de revendedores como Abcgiftcard o Cardcash, con un 5% de descuento. Es decir, por una tarjeta que vale para comprar US$100 se paga US$95. La disponibilidad va variando en el tiempo, ya que pertenecen a usuarios particulares que las ponen a la venta, en general porque las recibieron de regalo o no llegaron a agotar el saldo. Son legales y se pueden combinar con efectivo para una compra de mayor valor, incluso para pagar los tickets. En eBay, sitio de subastas online, también hay a la venta.